Hay jugadores que se obsesionan por encontrar un pokemon determinado, y luego está Joe O'Connell. Este jugador ha pasado cinco años repitiendo una y otra vez el mismo encuentro aleatorio para obtener un pokemon especialmente raro. Esta semana por fin lo ha conseguido.

Lo que O'Connell buscaba era un pokémon shiny, conocido en español como pokémon brillante o pokémon variocolor. Este tipo de criaturas del juego aparecen por puro azar, y son idénticas a sus homónimos convencionales, pero su color es distinto. La obsesión de O'Connell era un Mewtwo verde.

Advertisement

Mewtwo aparece como encuentro en una cueva concreta cuando se completa alguno de los videojuegos de la edición Leaf Green o Heart Gold. El método del jugador no podía ser más repetitivo. O'Connel entraba en la cueva y esperaba a que se presentara el encuentro. Si Mewtwo era normal, simplemente reiniciaba el juego. Con el paso del tiempo, el jugador ha desarrollado tal maestría en esta técnica que era capaz de volver a probar suerte cada 18 segundos. O'Connell calcula que ha reseteado el juego de esta forma más de 100.000 veces en los últimos cinco años.

Existen formas de trucar el juego para incrementar las posibilidades de que el pokémon que aparece sea de otro color, pero el protagonista de esta singular obsesión se negó a utilizarlas argumentando que no eran una manera legítima de conseguirlo. El miércoles de esta semana, el legendario Mewtwo verde finalmente apareció. O' Conell ya lo ha transferido y entrenado, y jura utilizarlo el resto de su vida. Desde luego, parece capaz de hacerlo. [vía Pocket Monster]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)