La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos acaba de votar Sí a bloquear completamente la posibilidad de que las empresas de telecomunicaciones puedan limitar el tráfico de Internet por razones comerciales. La neutralidad en la red ha ganado esta batalla, pero la guerra continúa.

El pasado cuatro de febrero, el director de la FCC, Tom Wheeler abogaba por convertir Internet en un servicio básico bajo el amparo del título II del Acta de Telecomunicaciones de 1996. Wheeler, sin embargo, no podía tomar esa decisión él solo. Son cinco los miembros de la comisión que votan, y Wheeler es solo uno de ellos. Además, las compañías que proveen servicio de banda ancha o móvil en Estados Unidos se han mostrado abiertamente contrarias a la decisión, y seguro que sus lobbies han estado trabajando a marchas forzadas para tratar de impedir este cambio histórico. Afortunadamente no lo han conseguido. La comisión ha votado a favor de la neutralidad de la red por tres votos contra dos.

Advertisement

Finalmente la neutralidad ha ganado esta batalla. Meter Internet bajo el amparo político del Título II es un baño de agua fría para los intereses de muchas multinacionales de telecomunicaciones. Bajo este título se recogen los servicios considerados básicos para los ciudadanos. En términos prácticos, es la mejor noticia que podíamos oír sobre la neutralidad de la red. Las tres normas o directrices generales que se han aprobado hoy son:

  • No se puede bloquear el acceso a servicios o contenidos por razones comerciales.
  • No se puede priorizar el tráfico a cambio de compensaciones de ningún tipo.
  • No se puede restringir o degradar el tráfico a cambio de compensaciones de ningún tipo.

Una de las novedades es que, además, las normas no solo afectan a las operadoras de cable. También atañen a las conexiones y operadoras móviles. Como expresaron los miembros de la FCC en la reunión de hoy: "Todos los bytes deben ser tratados por igual".

¿Qué pasará ahora?

Cuando decimos que la guerra no ha terminado, es porque ahora viene la peor parte. Ahora que la FCC ha aprobado el acoger a Internet bajo el Titulo II, un montón de detractores de esta idea entre los que se cuentan los proveedores de Internet por cable o los miembros del partido republicano (muchos de los cuales son accionistas de los primeros) van a intentar minar la autoridad de la FCC con la intención de aparcar esta ley que protege la neutralidad de la red. Verizon ya lo intentó en 2011.

Advertisement

El movimiento de la FCC es bueno para los consumidores, porque impide cosas como que se de prioridad al tráfico en función de lo que pague cada usuario, o se bloqueen ciertos contenidos simplemente para priorizar otros que han pagado por ello. Evitar un Internet formado por autopistas de peaje es bueno, pero no es nada bueno para las operadoras de cable a las que les gusta cobrar peajes. Algunas de ellas ya han amenazado con demandas si la FCC apoyaba la neutralidad.

La nueva ley apoya la neutralidad en la red, pero ahora será cuando la ley sea puesta a prueba en los tribunales en multitud de casos específicos en los que ninguna operadora está dispuesta a dejar pasar la más mínima posibilidad de negocio. El congreso estadounidense tampoco es un organismo al que se pueda recurrir ahora que está en manos republicanas. Es muy posible que sus intenciones sean despojar a la FCC de la capacidad para regular a las operadoras de cable. De momento, el primer paso que se ha dado ha sido en la dirección correcta, y eso es bueno para Internet, y para los que amamos y/o trabajamos en esta gran plataforma.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)