Este nuevo invento japonés es la excusa perfecta para que Tom Cruise se ponga con la sexta de Misión Imposible. Se trata de un pegamento en polvo que fabrican en forma de pequeñas bolas. Las bolitas están perfectamente secas hasta que las aplastas: no hace falta temperatura, sólo presión, para convertirlas en un potente pegamento.

No guardan ningún secreto: son perlas rellenas de un polímero adhesivo. En el núcleo tienen látex líquido y por fuera una dura carcasa de nanopartículas de carbonato de calcio. Puedes jugar con ellas en la mano sin convertirlas en pegamento, siempre y cuando no las sometas a demasiada presión. El material ha sido desarrollado por el Instituto Tecnológico de Osaka, que hizo una demostración en vídeo:

Cuando comprimes las bolas, su recubrimiento se rompe y el líquido adhesivo sale al exterior. Sus creadores dicen que es más fuerte que otras soluciones sensibles a la presión, y que los post-it o la cinta adhesiva. Aparte de los espías, cualquier usuario de a pie podría encontrarles una utilidad práctica; por ejemplo, meter el pegamento en un espacio pequeño sin pegar otras cosas por el camino. [Material Horizons vía New Scientist]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)