La industria de los videojuegos es una de las más exitosas en la actualidad en materia de entretenimiento y más allá de la calidad de los títulos esto se basa en su modelo de negocio. Pero nadie, absolutamente nadie, debería reservar videojuegos antes de su lanzamiento. Pewdiepie aprendió esta lección de una forma tan triste como graciosa.

Las reservas de videojuegos, o “pre-orders” en inglés, son bastante comunes entre la comunidad gamer. Y es comprensible: alguien que fuera fanático del primer Dark Souls o Grand Theft Auto podría reservar la secuela de ese título que tanto le gustó esperando que sea igual de bueno o hasta mejor, y en algunos casos para hacerse con esos bonos de reserva que ofrecen los desarrolladores que van desde objetos para el juego como adornos para la repisa de tu habitación.

Advertisement

Advertisement

Pero muchísimas veces reservar un juego sale mal por distintas razones: el juego se retrasa por meses o hasta años y tu ya pagaste, el juego puede ser cancelado o sucede el más común de los casos (y también el peor), el juego no cumplió lo que prometía en esos tráilers de su anuncio. El juego termina siendo una basura que pagaste por 60 dólares o euros antes de siquiera probarlo. Esto no solo puede suceder, sino que sucede mucho.

También está el caso en el que se une alguna de las razones que mencioné anteriormente con el hecho de que tu vida cambia drásticamente. Eso fue lo que le sucedió a Felix Kjellberg, mejor conocido como Pewdiepie, quien nos relató la triste historia de cómo reservó un juego y perdió su dinero.

El juego en cuestión es The Last Guardian, el esperadísimo y retrasadísimo juego exclusivo de PlayStation que tiene en desarrollo casi una década y que fue anunciado en el año 2009. Pewdiepie asegura que reservó el juego en el 2010 cuando apenas estaba estrenando su canal de YouTube y no imaginaba lo exitoso que sería, pero perdió su dinero porque no solo pasó todo este tiempo sino que se mudó de país y, para el colmo, la tienda en la que reservó el título ya no existe.

Sponsored

“Reservé este juego cuando todavía vivía en Suecia hace unos seis años, y me gustaría que alguien me devolviera mis 50 coronas suecas, gracias”.

The Last Guardian es un juego que mucha gente en el mundo ha esperado por años. La compañía detrás del título, el Team ICO, despierta muchas pasiones con sus videojuegos y la realidad es que están en todo su derecho de retrasar sus juegos todas las veces que les plazca hasta que sientan que realmente está finalizado y óptimo para su lanzamiento.

Advertisement

¡Pero!... Eso no quiere decir que se justifique la reserva del juego con años de antelación, ni siquiera por meses. Pewdiepie ríe del caso y lo comenta como una anécdota más, pero no sin ese tono que nos asegura que en cierto modo está molesto con la industria. Porque así como le sucedió a él deben existir miles de casos en el mundo de juegos que nunca salieron a la luz o personas que sienten que perdieron su dinero al pagar antes de tiempo por un juego que resultó ser una absoluta porquería.

La conclusión es sencilla. No reserves juegos antes de que estén a la venta. Espera, al menos hasta probar una versión de pruebas (beta), que igual lo vas a poder jugar y al fin y al cabo esos “bonos” de reservarlo no valen la pena. [vía Pewdiepie (YouTube)]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.