Imagen: PewDiePie / YouTube

PewDiePie se tomó un par de días antes de subir a su canal un vídeo sobre lo que estaba pasando a su alrededor. Como ya sabrás, Disney y YouTube cancelaron sendos contratos con la estrella de Internet después de que el Wall Street Journal recopilara nueve vídeos suyos con contenido antisemita.

A principios de este año, PewDiePie pagó a dos indios en Fiverr para que se grabaran sin camiseta con un cartel que dijera “Muerte a todos los judíos”. En su vídeo de hoy, Felix Kjellberg reitera que la broma estaba dirigida a su audiencia (de la que presupone que sabe diferenciar entre un chiste y la incitación al odio) y explica que pretendía llevar al límite esa web para demostrar que es un proyecto estúpido. Sin embargo, admite que esta vez “fue demasiado lejos” y se disculpa por haber ofendido a tanta gente.

Advertisement

“Me encanta empujar los límites, pero me considero un comediante novato y definitivamente he cometido errores como este antes”, explica Felix. “Esto siempre ha sido una experiencia de aprendizaje y crecimiento para mí... Esta [situación] es algo que voy a tener en cuenta en el futuro”.

Pero ya es tarde, pues la broma le ha salido demasiado cara. El Wall Street Journal contactó con Disney y YouTube antes de publicar su artículo y antes de que ambas compañías cortaran lazos con el youtuber. Maker Studios (Disney) decidió dejar de apoyar a PewDiePie y YouTube canceló la segunda temporada de su show, Scare PewDiePie. Felix tampoco podrá seguir beneficiándose de los anuncios exclusivos de Google Preferred.

Advertisement

Advertisement

En respuesta a esto, PewDiePie ha cargado primero contra los medios de comunicación en general, de los que dice que solo se interesan por cuánto gana y nunca por cuánto dinero recauda para la beneficencia. Y luego se ha dirigido al Wall Street Journal, asegurando que el periódico acorraló a Disney y a YouTube para que cortaran relaciones con él. “Aún estoy aquí, todavía estoy haciendo vídeos”, dice mientras saca a relucir su dedo corazón. “Buen intento, Wall Street Journal. Intentadlo otra vez, hijos de puta”.

Por último, Felix se queja de los que celebraron que su show se cancelase, “algo en lo que literalmente había cientos de personas trabajando”, y con la voz rota y lágrimas en los ojos acaba agradeciendo a la comunidad de fans y youtubers que salieron en su apoyo. [PewDiePie]