El descanso de Philae en el cometa 67P podría llegar a su fin el próximo año. La ESA está en espera de las últimas imágenes tomadas por Rosetta con la localización del módulo. Estas revelarán si podrá despertar o no el próximo año.

Después del tortuoso aterrizaje que tuvo Philae sobre el cometa, la falta de luz solar lo obligó a apagarse temporalmente. Aunque su ubicación exacta aún es desconocida, se sabe que se encuentra en un acantilado entre dos zonas rocosas. Los científicos de la ESA han estado trabajando en un modelo 3D de la zona en la que se encuentra, hecho a partir de imágenes capturadas después de su aterrizaje.

Advertisement

Este modelo sugiere que Philae está recibiendo 4 horas de luz al día. Ideales para mantener su sistema de instrumentos vivo, pero no para utilizarlos. Las imágenes tomadas por Rosetta podrían ayudar a predecir a cuánta más luz tendrá acceso el módulo en el futuro y así estipular si podrá revivir el próximo año o no.

Además, los científicos afirman que la localización de Philae es aún mejor de lo que esperaban. Han detectado varias superficies con hielo a las que no habrían tenido acceso si el módulo hubiera aterrizado en el lugar premeditado. Ahora, lo único que queda es esperar. [vía New Scientist]

Imagen: ESA/Rosetta/Philae/CIVA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)