La policía rusa ha detenido a un conocido videoblogger ruso llamado Ruslan Sokolovsky acusado de incitación al odio y de insultar sentimientos religiosos. Lo que Sokolovsky hizo en realidad fue grabarse jugando a Pokémon Go en una iglesia Ortodoxa. Suena absurdo, pero si le aplican toda la pena que pide el fiscal pasará cinco años en la cárcel.

Poco después del auge de Pokémon Go, en julio de este año, el canal estatal Russia-24 emitió un comunicado en el que advertían que usar el popular juego en el interior de templos podría poner al entrenador pokémon de turno entre rejas debido a las estrictas leyes que regulan los delitos de odio religioso en el país.

Advertisement

Advertisement

Sokolovsky no solo hizo caso omiso de la advertencia, sino que decidió grabar un vídeo de protesta en la iglesia de todos los santos de Yekaterinburg. Poco después de publicar el vídeo en YouTube (abajo), el blogger fue arrestado.

El portavoz oficial de la iglesia ortodoxa en Rusia, Vladimir Legoyda, explica que el problema no es tanto el hecho de que esté jugando Pokémon Go en una iglesia como la naturaleza ofensiva y provocadora del vídeo. “Está claro que el señor Sokolovsky no era un visitante casual que entró en el templo en un arrebato de entusiasmo por el juego, sino un joven blogger conocido en la ciudad por sus trabajos al estilo Charlie Hebdo,” explica Vladimir Legoyda en Facebook.

La opinión de Legoyda es rebatida por el presidente del comité de asuntos religiosos de la Duma, Jaroslav Nilov. Para Nilov, jugar a Pokémon Go no debería herir los sentimientos religiosos de nadie porque es solo usar una aplicación en el entorno de un templo. Consecuentemente, el portavoz cree que el blogger debería ser puesto en libertad. [Meduza vía Vocativ]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.