Imaginemos que pudiéramos pintar nuestro vehículo o nuestra casa con una pintura capaz de cambiar de color a nuestra orden. Imaginemos también que esa pintura es capaz de absorber la luz solar para convertirla en energía eléctrica como lo haría una célula fotovoltaica. Semejante material aún está lejos en el futuro, pero investigadores de la Universidad de Manchester acaban de dar el primer gran paso en esa dirección.

La idea consiste en combinar el grafeno con otros materiales en distintas capas que, como las capas de una pantalla LCD, pueden cumplir diferentes funciones. El logro concreto del grupo de Manchester ha sido integrar láminas de un compuesto de grafeno en un material flexible y fino como el papel. La combinación hace que este material adquiera propiedades fotovoltaicas.

El siguiente paso de la investigación consiste en desarrollar una emulsión de grafeno que permita aplicar el material fotovoltaico como si fuera pintura. El objetivo aún está lejos, pero la idea es extraordinaria ya que permitiría ampliar exponencialmente la superficie de los actuales paneles solares a un coste, en principio, mucho menor [Universidad de Manchester]

Advertisement