Todas las imágenes: Disney.

La franquicia de Pirates of the Caribbean ha tenido muchos altibajos, incluyendo momentos tan malos que muchos ni siquiera recuerdan que hubo una cuarta película de la saga en el 2011. Sin embargo, me contenta poder decir que la quinta entrega, Dead Men Tell No Tales, es la mejor de la franquicia desde la primera película, aunque tampoco es algo muy difícil de lograr.

La razón principal de que las cosas funcionaron mejor esta vez es que los directores, Joachim Rønning y Espen Sandberg, llevan a la saga de nuevo a sus orígenes. La película trae de regreso todo eso que amamos de la primera entrega del año 2003: su acción, combates, humor, romance y esos temas musicales impresionantes. También ayuda que, aunque las películas anteriores insistían en tener una duración de tres horas, Dead Men Tell No Tales dura poco más de dos horas. El film cuenta una historia mucho más sencilla y a su vez más emocional, la cual es complementada con un villano asqueroso y temible. Su problema es que a veces se siente como si narra la historia de forma desordenada.

Advertisement

La película comienza muy bien: un jovencito llamado Henry está decidido a salvar a su padre Will Turner, el personaje de Orlando Bloom, que fue condenado al mar hace algunas películas. Henry jura que hará lo que sea necesario para rescatarlo de esa maldición. Más tarde conoceremos a Carina (Kaya Scodelario), que también tiene un deseo similar. La historia de el niño que busca rescatar a sus padres es un clásico en el mundo de la fantasía, pero sigue funcionando gracias a que es muy emocional. Hace que se nos haga muy fácil interesarnos en Henry y en Carina a pesar de que sean personajes nuevos.

Nueve años después del prólogo Henry ha crecido (interpretado por Brenton Thwaites) y todavía continúa su misión. Él cree que lo único que puede romper la maldición de Will Turner es el mítico tridente de Poseidón, y la única persona que puede ayudarlo a encontrarlo es el viejo amigo de su padre, Jack Sparrow. Johnny Depp regresa a lo que se ha convertido en su personaje estrella, y aunque sigue siendo divertido de ver nunca se siente como si encaja en la historia de Henry. Jack todavía es el mismo tonto y torpe que solo busca dinero y mujeres, sin una pizca de empatía.

Advertisement

Advertisement

Henry también es conducido hacia Jack después de encontrarse con el fantasma maligno del Capitán Salazar (Javier Bardem), que se encuentra buscando a Sparrow, y después conoce a Carina, quien también está buscando el tridente. Incluso veremos la reaparición del Capitán Barbosa (Geoffrey Rush), que por alguna razón también se ve involucrado en la trama. Todas estas historias logran hacer que la película se mantenga en movimiento, pero a su vez también hacen que se aleje de su mejor lado, el emocional.

Aunque pareciera que hay demasiadas cosas sucediendo en Dead Men Tell no Tales, en realidad no es así. La historia se mantiene simple: todos quieren el tridente y los malos de la película también quieren poner sus manos sobre Jack Sparrow. A veces incluso se siente como si han forzado la aparición de todos estos personajes y sus historias, y que parte de la película solo está allí para hacer tiempo.

Este es el lado malo de la película, pero también tiene muchas cosas buenas. Aunque el film se siente confuso a veces, su acción y su música épica nunca se detienen, lo cual es maravilloso.

La presentación de Jack, por ejemplo, es uno de los mejores momentos en toda la saga. No quiero dar detalles y arruinarles la sorpresa, pero sí mencionaré algunos elementos: hay una ejecución extremadamente graciosa, tiburones fantasma, el barco fantasma de Salazar y una escena de combate brutal con un final épico. Todo eso junto a esa canción de Hans Zimmer que tanto conocemos (Geoff Zanelli escribió la banda sonora de la película y no Zimmer, pero su canción más emblemática de Pirates of the Caribbean está presente en esta secuencia).

Hay un flashback muy interesante y revelador que nos muestra a un joven Jack Sparrow, el cual nos explica su origen y por qué Salazar lo odia. Además, al tener a Johnny Depp, Javier Bardem y Geoffrey Rush en esta película puedes estar seguro de que te maravillarán con su talento. Siendo más específico, Bardem hace un villano excepcional, gracioso y digno para la saga,

Advertisement

Advertisement

A medida que la película se acerca a su conclusión, logra traer de regreso el núcleo emocional de su trama de maneras inesperadas. Hay revelaciones muy importantes en el film que le permiten llegar a su clímax y ofrecernos un final satisfactorio.

Si combinas todo esto, lo bueno y lo malo del film, creo que saldrás de la sala de cine satisfecho. No, la película no es perfecta, pero sin lugar a dudas es muchísimo mejor que la entrega anterior de la saga.

Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell no Tales se estrena el 26 de mayo.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.