Lo hemos visto otras veces, pero nunca antes en un vídeo tan bien realizado. A este material se le conoce como magnetic putty, algo así como plastilina magnética. Se trata en realidad de una plastilina que puedes apretar y moldear como quieras, es normal y corriente salvo por una diferencia: contiene millones de minúsculas partículas magnéticas. Al ponerla en contacto con un imán u otro campo mágnético ocurren cosas tan extrañas como las del vídeo.

El vídeo está realizado por PBS Digital Studios y Shanks FX, que lo utilizaron para incluirlo en partes de un corto de ciencia-ficción llamado Sci-Fly (tráiler debajo). Las imágenes de arriba están aceleradas, la velocidad a la que la plastilina magnética engulle los objetos es menor, pero aún así, igual de inquietante. [Joey Shanks]