Vayamos al grano: PlayStation VR debería haber sido mejor. En su máxima expresión, el casco de Sony consigue conjurar el increíble e inmersivo mundo de la realidad virtual moderna. En el peor, esa experiencia se ve frustrada por hardware algo desfasado que no consigue hacer todo lo que debería.

PlayStation VR es la respuesta de Sony a la tecnología puntera de otros productos como el Oculus Rift de Facebook y el HTC Vive de Valve. Sobre el papel, ofrece la misma experiencia que sus competidores a un precio inferior, controlado todo no desde un carísimo PC de gaming sino desde una PlayStation 4, mucho más asequible.

Advertisement

Advertisement

He estado usando PSVR durante casi una semana y he jugado el puñado de juegos que estarán disponibles en el momento del lanzamiento. Algunas cosas me han impresionado, otras me han decepcionado y otras directamente las he odiado. He acabado, al mismo tiempo, también decepcionado. El casco de Sony a menudo se ve frenado por unos controles de movimiento que no están a la altura, una consola a la que le falta algo de potencia y una cámara con una calidad por debajo de lo deseado.

Lo básico

PSVR se pone a la venta el 13 de octubre. Si compras una, te costará $400 si quieres solo el casco o puedes optar por el pack de $500, que trae también un par de controladores Move y una cámara PlayStation.

Arriba: Esto es lo que viene en el pack de $500 dólares, a excepción de algunos cables

Los controles Move no son nuevos. Salieron en 2010 en la PlayStation 3 y funcionan como Wii Remotes. El esfuerzo de Sony con Move vino y se fue hace ya mucho tiempo. La cámara tampoco es reciente, precisamente. Se lanzó junto a la PS4 y ha existido desde entonces como un juguete raro e infrautilizado.

Sponsored

El casco, por supuesto, sí es nuevo y es el ambicioso intento de usar la PS4 para unir esas 3 piezas de tecnología un sistema de realidad virtual que sea coherente. Hablemos sobre qué partes de esa idea han ido bien y cuáles mal.

Ofrece una versión más barata, pero aún así impactante, de la realidad virtual

Tenemos tres cascos de realidad virtual que de verdad importan en estos momentos, y más que vienen en camino. Cada uno supone una experiencia única y cada uno también supone una aproximación distinta a la realidad virtual. Dicho eso, aunque cada uno tiene su giro y su enfoque particular, la trayectoria básica para todos es la misma.

Advertisement

La realidad virtual es esencialmente atractiva. Una vez has probado uno de estos cascos, probablemente quieras que tus amigos lo vean. En ciertos momentos, te hace sentir que estás “ahí”. Un tiburón gigante se lanzará a por ti desde aguas tenebrosas provocando que tu adrenalina se dispare. Mirarás al borde de un acantilado y te aparecerán mariposas en el estómago. Un cachorrillo adorable irá corriendo hasta tus pies y tendrás ganas de acariciarlo. Utilizarás un controlador de movimiento para coger un objeto de una mesa cercana para girarlo con la mano y te maravillarás al apreciar que una parte de tu cerebro realmente piensa que tienes algo en la mano.

PlayStation VR consigue todo eso, aunque con más dificultades que la competencia. Inicialmente despertará un recuerdo familiar en cualquiera que haya probado un Oculus Rift o un HTC Vive. Si no, probablemente la impresión inicial sea mayor. No apreciarás que el head tracking no va del todo fino, o que tus manos en el juego tiemblen todo el rato. No te molestarán tanto los gráficos borrosos o las caídas en los frames.

Advertisement

De hecho, estoy seguro de que hay probablemente mucha gente para la que eso sea suficiente. En su defensa, PSVR hace un buen trabajo en presentar lo básico de la realidad virtual, y lo hace sin tener un detrás un PC de gaming carísimo, sino con una consola que millones de personas ya han comprado.

No nos engañemos, sigue siendo muy cara

La mayoría de personas tendrán que pagar $500, el pack completo, por PSVR, que es el precio que incluye los controladores Move y la cámara. Viene con un pack con varias demos de juegos en realidad virtual, pero no los juegos completos. Tendrás que comprarlos por separado.

Advertisement

Con todo, a ese precio PSVR sigue siendo más asequible que la competencia directa. Oculus Rift cuesta $600 dólares y costará aún más cuando los mandos táctiles se lancen a finales de año. El HTC Vive, que ya trae sus propios controladores, cuesta $800. Es más, el Rift y el Vive ambos requieren PCs muy potentes que cuestan 3 o 4 veces más que una PS4, si no más.

No nos engañemos: un casco de VR relativamente barato sigue siendo caro, en términos absolutos. Podrías comprar una consola por $500 y todavía te quedaría dinero para acompañarla con algunos juegos. Podrías comprar un smartphone de alta gama y todavía te quedaría para un año de almacenamiento en la nube y música en streaming.

Uno de los mejores juegos de lanzamiento, Super Hypercube, te costará $30, el resto de títulos están en el rango de los $20-$40. El multijugador de tanques Battlezone cuesta unos rídiculos $60 dólares, bastante alto para lo que he podido probar.

Advertisement

Así, en perspectiva. PSVR puede que sea el más barato de todos, pero eso solo implica que es lo más barato de algo que de por sí es muy caro.

Es fácil de configurar, pero requiere algo de adaptación

PSVR no es nada complejo de configurar. Conectas un cable que va desde el receptor de PSVR a la televisión y otro a la consola. Conectas un cable USB desde la caja a tu PS4. El casco al receptor, sincronizas los de controladores Move y enchufas la cámara. Pones la cámara en lo alto del televisor. Ejecutas una calibración relativamente rápido y eso es todo.

Advertisement

Sin embargo, me he dado cuenta de que PS4 requiere un cantidad enojosa de ajuste entre juegos. Todavía tengo que encontrar el punto adecuado en el que puedo jugar a cualquier juego de pie, sentado o entre medias. Varias veces, si quería sentarme en un juego o ponerme de pie para el siguiente tenía que ajustar la cámara para que la cabeza permaneces en ángulo. Otros juegos me indicaron que me inclinase más allá del área donde me es posible jugar.

Puedes resetear la orientación apretando los botones de opción en mitad del juego, lo que resetea los niveles horizontales y verticales. He notado que algunos juegos comienzan a girarse ligeramente hacia la izquierda o la derecha mientas voy jugando, una molestia que apretar estos dos botones soluciona. Una vez, mi cabina de tanque de Battlezone giró hasta un nuevo ángulo raro, y no conseguí arreglarlo hasta que reinicié el juego.

Advertisement

Cuando enciendes el casco, el dashboard de PS4 te da la bienvenida y desde ahí puedes saltar a los juegos. La facilidad con la que puedo pasar de “no estar jugando en realidad virtual” a “jugar en realidad virtual” es admirable, y hace que sea mucho más fácil decidir que te apetece jugar a algo de VR y ponerte el casco, o mostrarle cómo funciona a unos amigos. PSVR elimina muchas de las barreras habituales para jugar un juego de realidad virtual.

El casco es genial

El casco supone una bonita obra de arte de la electrónica, diseñado para ser usado durante largos periodos de tiempo. También funciona a la perfección si usas gafas (incluso con las mías, que son enormes). Aunque en cualquier caso preferiría usar las PSVR llevando lentillas.

En lugar de tener que amarrarlo desde tu rostro, el PSVR se sujeta gracias a una pieza de plástico que hace como de sombrero y cubre tu cabeza como una corona. Puedes abrir esto fácilmente presionando un botón que se ubica en la parte trasera y después ajustar a tu antojo el tamaño usando una perilla que se ubica junto a este botón. También puedes presionar otro botón para ajustar deslizando la parte trasera hasta que se adapte al tamaño de tu cabeza, lo cual hace que sea mucho más fácil usar las PSVR si llevas gafas.

Las ópticas también se sienten cómodas y están cubiertas de una goma que evita que entre la mayor cantidad de luz posible alrededor de tus ojos. En general mi rostro se siente bastante más cómodo que cuando uso otras gafas de realidad virtual. Algo que también me ha gustado, por más tonto que parezca, es lo sencillo que se hace rascarte un ojo o la nariz cuando estás jugando. Eso sí, mi cabello suele caer sobre mis ojos y oscurecer un poco mi visión, pero la verdad es que necesito un corte de cabello.

Advertisement

Advertisement

No puedo decir números exactos, pero la realidad es que el campo de visión de las PSVR se siente bastante abierto. En los juegos que probé casi nunca pude notar el efecto de los binoculares fuera del área visible. La visibilidad al usar las gafas es bastante clara y los problemas de momentos borrosos y caídas de fps que tienen algunos juegos tienen que ver más con el poco poder de procesamiento que tiene el hardware que con las gafas como tal.

Las PSVR están fabricadas casi por completo de plástico. Es bastante liviana y maneja muy bien el problema del calor de la pantalla dentro del headset, lo que quiere decir que evita que se sienta muy pesado y caliente durante sesiones duraderas de juego. De cualquier forma mis “sesiones duraderas” han sido de máximo una hora debido a que la mayoría de juegos de PSVR que pude probar no tienen tanto potencial como para engancharte por horas.

De cualquier forma las gafas si cuentan con algunas partes de plástico que pueden romperse y el mecanismo para ajustarlas se siente como si con el tiempo podría ir perdiendo su firmeza y degradarse. Pero en general son unas gafas muy buenas.

El otro hardware no es tan genial

Desafortunadamente las gafas son solo una parte de la ecuación. La mayoría de mis problemas con PlayStation VR tienen que ver con todo lo demás. Tomando en cuenta todo lo que he jugado durante la última semana, los mandos de PlayStation Move, la cámara e incluso la propia PlayStation 4 no parecen estar a la altura de la tarea de ejecutar juegos de realidad virtual modernos.

Advertisement

La cámara hace un trabajo un tanto mediocre al intentar seguir el movimiento de tu cabeza y algunas veces cuando me muevo más de unos 50 centímetros en cualquier dirección la pantalla se congelaba por completo y luego se sacudía antes de volver a la acción.

También está el problema que me gusta llamar “la vibración persistente del control”. En la mayoría de los juegos de PSVR puedes ver hacia abajo y encontrarte con una versión virtual del DualShock 4. O si usas los mandos de PS Move también te encontrarás con una versión virtual de los controles en tu juego. No obstante en cada juego que he probado mis controles virtuales se están moviendo todo el tiempo, incluso si lo estoy sujetando fijamente y no se están moviendo en la vida real. Es como si mi personaje virtual no parara de moverse.

Al momento de grabar esto en realidad estaba sujetando el mando sin moverme.

Por ejemplo en una sección de Batman Arkham VR el jugador tiene que ir leyendo mensajes en una morgue y la vibración era tan acentuada que en varias ocasiones se me hizo difícil leer el texto en el papel. La imagen animada sobre estas líneas les puede dar una idea de a qué me refiero, pero es mucho más grave cuando lo ves en directo usando las gafas.

Advertisement

Advertisement

Esta vibración persistente en el mando sucedió en absolutamente todos los juegos de PSVR que probé. Me dediqué a verificar la configuración del dispositivo, la iluminación en mi salón y nada, no había nada que pudiera ocasionar esto. También hablé con algunos de mis colegas y mencionaron que tuvieron experiencias similares. Sí, es posible que todos hayamos cometido el mismo error al configurar las gafas, pero muy poco probable.

Es fácil no percatarse de esta vibración si te la pasas constantemente moviéndote mientras juegas, pero al momento de detenerme a levantar algún objeto para examinarlo sentí que me estaba dando un ataque, lo que no es nada bueno si tomamos en cuenta que los juegos de realidad virtual pueden ocasionar nauseas en los jugadores. Y hablando de nauseas, mientras jugaba Battlezone el pasado fin de semana tuve que detenerme en un momento porque estaba mareado por culpa de la realidad virtual, pero no le tomé mucha importancia porque uno de mis colegas jugó mucho más que yo y no tuvo este problema.

Además de la vibración del control mi cámara tuvo ciertos problemas para hacer seguimiento de todo mi rango de movimiento. En Job Simulation y Arkham VR pude notar como frecuentemente mis manos desaparecían por completo al moverse fuera del rango de visión de la cámara. Esto puede limitar bastante las posibilidades en algunos juegos.

Advertisement

Por ejemplo uno de los placeres de jugar Job Simulator en el HTC Vive es el hecho de que puedes ocupar realmente el espacio en tres dimensiones. El las partidas del juego usando unas gafas Vive puedes fácilmente arrastrarte bajo el escritorio y revisar la papelera. Aquí tienes un pequeño vídeo de cómo eran mis partidas en las Vive:

Job Simultor en HTC Vive.

En las PS VR ni siquiera podía agacharme sin perder control de mis manos:

Job Simulator en PSVR. Ni siquiera había terminado de agacharme y la cámara dejó de encontrarme.

Si se te cae una llave en Batman: Arkham VR e intentas levantarla tu mano desaparecerá y milagrosamente la llave aparecerá en el piano:

La cámara de PlayStation solo puede verte en una dirección, lo cual ocasiona algunos otros problemas adicionales. En los juegos en los que usé los mandos Move me movía con naturalidad pero frecuentemente bloqueaba el campo de visión de la cámara con mi propio cuerpo. Si giraba para intentar recoger algo a veces desaparecía de su campo de visión y mis manos de desvanecían en el aire.

Advertisement

Advertisement

Los mandos de PS Move llegaron al mercado en el 2010, tienen seis años existiendo. Por otro lado, la cámara de PlayStation llegó en 2013. Entiendo los motivos por los que Sony quiso usar accesorios que ya existían en lugar de desarrollar nuevos y ofrecerlos con un precio más alto, pero se nota claramente que esto ha afectado a la experiencia en todos los juegos que existen hasta la fecha. No es difícil sentir que este hardware viejo no está completamente a la altura de la tarea.

Algunos de los juegos son buenos pero ninguno es genial y emocionante

Incluso el mejor hardware para jugar fracasará si no tiene buenos juegos, mientras que un hardware mediocre se puede salvar si los juegos son buenos. Tomando en cuenta lo que he jugado los títulos disponibles de PSVR hasta la fecha no son lo suficientemente buenos como para engancharte con el hardware. Eso sí, esto podría cambiar a medida de que Sony lance más juegos.

Super Hypercube es el juego que más he disfrutado de los que probé. Es un juego inspirado en Tetris que es tan sencillo e ingenioso que te enganchará. La idea es la de mover las piezas para que pasen por un agujero a medida de que caen, todo esto en 3D. Pero lo mejor de esta experiencia es la experiencia de atravesar estos agujeros como si fueran unos pequeños abismos de neón en el espacio.

Es bastante divertido y tiene un diseño atractivo. También es una forma bastante sencilla de experimentar la realidad virtual. Aquí no tendrás que explorar ni caminar a ningún sitio, solo tendrás que mover la pieza e ingeniártelas para que la figura atraviese el agujero antes de que sea demasiado tarde. Todo esto en un entorno que mezcla bastante bien el 2D y el 3D.

Advertisement

También he probado muchos juegos menos emocionantes. Arkham VR es un regreso bastante breve a la obra de los estudios de Rocksteady basada en Gotham, y en su mayoría se siente como una serie de interminables escenas de vídeo interrumpidas por pequeños momentos de interacción. La mayoría de estas escenas se basan en que estés en medio de una habitación y mires a tu alrededor.

La secuencia más interesante es una en la que tienes que resolver una de las típicas escenas de crimen holográficas de los juegos de Arkham. Allí tendrás que usar todas tus herramientas para averiguar qué fue lo que sucedió. Esto podría ser un juego completo de investigación criminal y sería maravilloso, pero lamentablemente es solo una pequeña parte del juego.

Battlezone te pone en la cabina de un tanque que parece salido del mundo de Tron y te permite jugar con hasta tres amigos mientras destruyes la flota de vehículos enemigos que los ataca. Jugué a este título en línea con algunas personas y nunca terminó de engancharme. Incluso en la menor dificultad constantemente me mataban los enemigos y después de una hora de juego sentí que ya había visto todo lo que había para ver. Mi tanque también se confundía constantemente y centraba su mira en mis amigos y no en mis enemigos.

Advertisement

Advertisement

También pude probar una demo de Rez Infinite la cual estuvo bien pero sufría de algunos fallos técnicos y caídas de fps. PlayStation VR Worlds es una colección de demos y minijuegos de tipo “¡wow, mira qué genial es la realidad virtual!”, incluyendo más de uno que te ocasionará nauseas y un encuentro genial con un tiburón gigante.

Todavía tenemos que probar muchos de los juegos de PSVR por lo que continuaremos jugando y hablando de ellos durante las siguientes semanas y meses. En el futuro llegarán algunos juegos que lucen bastante interesantes, como Star Trek: Bridge Crew. Y hablando del futuro...

Es difícil ser optimista sobre el futuro

No puedo quitarme de la cabeza la idea de que los periféricos de la PSVR son en su mayor parte experimentos fallidos de Sony en materia de hardware. El Motion Controller salió hace seis años y no logró convertirse en una alternativa a los mandos de la Wii. La PlayStation Camera se lanzó en 2013 con la PS4 y fracasó en ser más útil que el no-tan-útil Kinect.

Advertisement

La PSVR comienza a parecer la isla de los juguetes inadaptados de Sony, un imán para dispositivos que no lograron triunfar por sus propios méritos. A estas alturas es difícil creer que vayan a lograr juntos lo que no pudieron por separado. En 2014, Richard Marks nos explicaba que el PS Move no pudo alcanzar todo su potencial porque estaba pensado para un entorno 3D, no para una pantalla 2D. Pese a ello, Sony no está aprovechando el concepto aquí, sino controllers de hace seis años. Es admirable que hayan logrado estos resultados, pero difícil de olvidar que se trata de tecnología vieja.

La PS4 Pro que viene ofrece mucha más potencia gráfica que la actual PS4, lo que según Sony permitirá a los juegos VR correr a mejores tasas de fotogramas. Seguro que hay diferencia, pero ni todo el músculo gráfico del mundo pueden hacer que el PlayStation Move y la PlayStation Camera estén menos anticuados. Por otra parte, si la PS4 Pro termina siendo la opción preferida para jugar en VR, su éxito será un lastre más para la PSVR, que se percibirá como una alternativa de bajo coste.

Si compras una PSVR te estarás encerrando tú mismo con Sony y la esperanza de que mantenga el soporte al dispositivo. Irónicamente, el controller de tu mano y la cámara sobre tu televisor son un recordatorio de que Sony no siempre mantiene ese soporte. Por mucho que la compañía diga lo contrario, soy escéptico a la hora de considerar la PSVR una excepción. A diferencia de otros visores, será mucho más difícil para la PSVR extender su vida útil mediante hacks y software independiente. Si Sony decide cortar el soporte, será un pedazo de plástico más en el armario.

En conclusión

La lógica de la PlayStation VR va así: mientras HTC y Oculus se han dedicado a hacer complicados y caros visores de realidad aumentada para jugadores de élite, Sony se cuela con una alternativa más sencilla y asequible para todo el mundo.

Advertisement

Advertisement

Tengo mis dudas sobre esa lógica. Mi instinto me dice que la realidad virtual todavía no está aquí del todo y que Sony ha sido valiente al intentar lanzar la primera versión popular de una tecnología que aún no está lo bastante madura como para ser popular.

Es posible que me equivoque. La PSVR podría terminar siendo lo bastante buena, un destino que es difícil de predecir ahora mismo. La Nintendo Wii tenía mucho peores gráficos que la PS3 o la Xbox 360 y, sin embargo, sus mandos sensibles al movimiento se convirtieron en un fenómeno global. Goldeneye era inferior a otros shooters de su generación, pero supo mantener a los fans entusiasmados mucho antes que Halo.

PlayStation VR es inferior a la competencia en varios puntos muy significativos. También es más barata y mucho más fácil de usar. Finalmente, y a pesar de todos sus fallos, logra transmitir la extraña diversión que es la realidad virtual. Solo el tiempo dirá si eso logra marcar la diferencia. Solo podemos esperar y ver qué pasa.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.