Ilustración de Plutón y el Sol vistos desde la superficie de uno de los planetas enanos del Cinturón de Kuiper.

Se llama 2014 UZ224, mide aproximadamente 530 kilómetros de diámetro y tarda 1.100 años terrestres en dar una vuelta completa al Sol. El nuevo objeto descubierto en el Sistema Solar es pequeño, pero cualifica como planeta enano junto a otros objetos del cinturón de Kuiper como Eris Haumea o Makemake.

Vaya por delante que el descubrimiento no tiene nada que ver con el codiciado Planeta X del que tantos indicios hay pero que aún no ha aparecido. Se estima que el Cinturón de Kuiper tiene más de 200 objetos que encajan en la definición de planeta enano, aunque la Unión Astronómica Internacional solo ha aceptado un puñado de ellos bajo esta denominación que también abarca a Plutón.

Ilustración con los planetas enanos más grandes del Cinturón de Kuiper. Foto: Wikimedia Commons

Lo interesante de 2014 UZ224 es que está relativamente próximo dentro del cinturón (13.700 millones de kilómetros) y la manera en la que se ha descubierto. El hallazgo es obra de un grupo de estudiantes de astronomía de la Universidad de Michigan a cargo del profesor David Gerdes. Durante una visita al Telescopio Victor Blanco en Chile, Gerdes pidió a sus alumnos que trataran de localizar objetos cercanos mediante la cámara de energía oscura del telescopio.

Cámara de energía Oscura en el Telescopio Victor Blanco. Foto: Reidar Hahn / The Dark Energy Survey.

La cámara examina el universo en el espectro infrarrojo y forma parte del proyecto Dark Energy Survey que estudia los movimientos de las galaxias lejanas. En otras palabras, no está preparada para estudiar objetos tan cercanos. Sin embargo, el grupo de estudiantes de Michigan aceptó el reto y desarrolló un software que “une los puntos” cuando localiza anomalias oscuras en el área de visión de la cámara. El resultado es 2014 UZ224.

Advertisement

Advertisement

El descubrimiento no solo permitirá conocer más sobre las características del cinturón de Kuiper, sino aumentar las posibilidades de detectar (mediante mediciones indirectas de las órbitas de estos planetas enanos) al famoso Planeta X. La caza sigue. [NPR vía Space]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.