De vez en cuando, una estrella se colapsa y explota en un brillante fenómeno conocido como supernova. Astrónomos de la Universidad Ohio State han hecho sus cálculos, y están seguros casi al 100% de que podremos contemplar una nueva supernova en la Vía Láctea, en los próximos cincuenta años.

El estudio se ha realizado analizando la frecuencia con la que han tenido lugar estos fenómenos anteriormente (uno de los más recientes data de 1975), y la evolución de la masa de las estrellas en nuestra galaxia.

Lejos de ser un evento que comporte algún tipo de riesgo para nuestro planeta, la explosión de una supernova es un espectáculo que los astrónomos esperan con ansiedad. Inmediatamente después de la explosión, las supernovas emiten una gran cantidad de energía en un evento secundario llamado 'Shock Breakout'.

Advertisement

Los investigadores esperan poder recopilar muchos nuevos datos de ese fenómeno gracias a los nuevos radiotelescopios. Para el resto de los habitantes del planeta, lamentablemente, sólo hay un 20% de que la explosión sea lo bastante cercana como para apreciarse a simple vista. Si se da esa afortunada casualidad, la supernova se verá como una nueva estrella muy brillante. Lo más probable es que se aprecie mejor desde el hemisferio sur. [Eurekalert]