Las grandes compañías de comercio electrónico, con Amazon a la cabeza, han encontrado un filón en ese arte de fabricar marketing y titulares: los drones repartidores. Hoy Alibaba, el Amazon chino, ha anunciado también que está probando drones repartidores. Una pena que sea solo pura publicidad.

La compañía ha confirmado que ha comenzado un piloto de tres días para utilizar drones como repartidores de té en Pekín. Corre a cargo de su filial Taobao y acompaña el anuncio de un vídeo (debajo) con aparatos sobrevolando cabezas, atravesando a toda pastilla ciudades para entregar al instante pedidos a los clientes. Un vistazo del futuro que ya está aquí, y todo eso: cielos robotizados de drones entregando pañales, té y millones de productos. Todo muy prometedor salvo por un detalle: es, de nuevo, solo marketing.

Llamar "piloto" a lo de Alibaba es, cuando menos, generoso. Se trata de un prueba limitada de varios vuelos con entrega de un solo tipo de producto (té de gengibre) a 450"clientes". En realidad, son clientes voluntarios (léase, seleccionados por Alibaba) en vuelos perfectamente controlados. Se harán en zonas muy delimitadas de Pekín, Shanghai y Guangzhou. ¿El motivo? El uso de drones comerciales en China está totalmente controlado por el gobierno y sin regular. Si quieres volar uno, debes pedir permiso a las autoridades. Y esperar sentado. Pasará mucho tiempo, años, hasta que China permita que compañías operen drones a su antojo para entregar paquetes, si es que lo llegan a permitir.

Advertisement

Pero el anuncio de Alibaba se entiende aún mejor cuando se echa un vistazo al contexto. Su gran rival global, Amazon, está intentando (sin éxito de momento) que le aprueben sus pilotos con drones repartidores en EE.UU. No olvidemos que su anuncio inicial lo hizo hace ya casi dos años, justo el día antes del Black Friday (qué mejor campaña para llamar la atención y aumentar las ventas). Pero da igual. No se puede ser el "Amazon chino" sin tu propio plan de drones repartidores.

En el caso de Alibaba hay otros "detalles" interesantes: hace solo unos días las autoridades chinas acusaron a Alibaba, y en concreto a Taobao, de vender productos falsos en su web, entre otras actividades ilegales. La acusación ha generado un enorme revuelo en China, tanto que ha impactado a la cotización de Alibaba en Bolsa. ¿Solución? Póngame una de drones repartidores por aquí, un vídeo futurista por allá, unas declaraciones de un portavoz y listo: "Los drones repartidores de Alibaba ya están aquí", "Alibaba planta cara a Amazon con sus drones repartidores". Sonrisas y palmadas en la espalda.

Los drones repartidores tal vez se conviertan en realidad en un futuro. Ojalá. No es una mala idea en absoluto. Pero de momento eso a lo que juegan Amazon, Alibaba e incluso firmas de mensajería como DHL es otra cosa: se llama publicidad. [vía Bloomberg]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)