Las sillas plegables son baratas, moderadamente resistentes y, como su propio nombre indica, se pliegan para ocupar menos espacio. El problema es que, incluso plegadas, no son fáciles de almacenar. La Folditure Tilt no sólo queda completamente plana al plegarse, sino que está pensada para poderse colgar en un armario ropero como si de una camisa muy almidonada se tratase.

Una vez plegada, esta silla ocupa sólo 16 milímetros de grosor uniforme. Los anteriores modelos de la marca también se pueden colgar, aunque su longitud los hace adaptables sólo a un colgador capaz de albergar abrigos y prendas largas.

La Folditure Tilt comenzará a venderse en junio. Nuestra principal preocupación, aparte del peso que sea capaz de soportar, que no parece mucho, es su importe. Una silla plegable de 940 dólares como la Folditure Leaf ya deja de ser útil para convertirse en un capricho de diseño [Folditure vía Chip Chick]