WASp (izquierda) y su estrella. Engine House VFX, At-Bristol Science Centre, University of Exeter

Un equipo internacional dirigido por la Universidad de Exeter fijó el Telescopio Espacial Hubble con dirección al exoplaneta WASP-121b. Lo que observaron es historia: la mayor evidencia de estratosfera para un planeta fuera de nuestro sistema solar. Había moléculas de agua en la atmósfera.

Tal y como explica el equipo, se detectaron “moléculas brillantes de agua” alrededor del planeta, lo que supone la mayor evidencia de un exoplaneta con estratosfera. Con ello nos referimos a una de las capas de la atmósfera (“terrestre” en nuestro caso), la situada entre la troposfera y la mesosfera.

Advertisement

El hallazgo también abre nuevos horizontes. Por ejemplo, podría decirnos mucho más acerca de la “ciencia” de los llamados jupíteres calientes, esa misteriosa clase de gigantes de gas, un tipo de planeta extrasolar que parece formarse muy cerca de su estrella.

Sin embargo y antes de cualquier otro tipo de reflexión, lo mismos investigadores recuerdan que los jupíteres calientes como el exoplaneta WASP-121b, que se encuentran a unos 900 años luz de la Tierra, no son propensos a soportar vida. Tiene sentido si pensamos en el “bochorno” que debe existir estando tan cerca de su estrella.

WASP (derecha) y su estrella. NASA, ESA

En cualquier caso, entender más acerca de sus atmósferas ya es un hito. Aprender sobre las condiciones físicas y químicas que conforman estos mundos extraños. Según cuenta Mark Marley, uno de los investigadores del Centro de Investigación Ames de la NASA:

Este resultado es emocionante porque muestra que un rasgo común de la mayoría de las atmósferas de nuestro Sistema Solar (una cálida estratosfera) también puede encontrarse en atmósferas de exoplanetas. Ahora podemos comparar procesos en las atmósferas de los exoplanetas con los mismos procesos que ocurren bajo diferentes conjuntos de condiciones en nuestro propio Sistema Solar.

El equipo detectó las moléculas de agua brillante a través del Hubble, con un análisis espectroscópico que muestra las moléculas de agua que emiten radiación a medida que pierden energía debido al aumento de calor en la estratosfera abrazadora del planeta. Para que nos hagamos una idea, los investigadores hablan de unos 2.500 grados en la atmósfera superior.

Agua, aunque con pocas probabilidades de vida

Cómo funciona la estratosfera en la Tierra. Kevin Heng / Nature

En este caso, el hecho de que exista agua no va ligado a la posibilidad de vida, es muy poco probable. El planeta puede ser como Júpiter en algunas zonas, pero a diferencia de este (Júpiter orbita distante al Sol 1 vez cada 12 años), la intensa proximidad WASP-121b indica que no es un planeta donde podríamos vivir. Según el astrónomo Drake Deming, de la Universidad de Maryland:

Cuando se trata de exoplanetas distantes, que no podemos ver con el mismo detalle que otros planetas en nuestro propio Sistema Solar, tenemos que confiar en las técnicas actuales para revelar su estructura. La estratosfera de WASP-121b es tan caliente que puede hacer el brillo del vapor de agua, que es la base de nuestro análisis.

El equipo ha contado que el hallazgo partió precisamente de los aumentos de temperatura en la estratosfera del exoplaneta. A partir de aquí, el objetivo será tratar de descubrir más sobre estos jupíteres calientes. Un conocimiento que podría ayudarnos a refinar la búsqueda de otro tipo de planetas que, quizás estos sí, puedan albergar vida. [Nature vía Phys]