El investigador de IBM, Mark Lantz, junto a un pedazo de la cinta. Imagen: IBM

Se trata de un nuevo récord mundial. Investigadores de IBM han logrado almacenar 330 terabytes de datos sin comprimir (más o menos el equivalente a 330 millones de libros) en un cartucho del tamaño de la palma de la mano.

Tal y como explican, el dispositivo o cartucho utilizado lleva un tipo de cinta magnética muy especial capaz de lograr una densidad de hasta 201 gigabits por pulgada cuadrada. Dicho de otra forma, unas 20 veces la densidad “normal” de una cinta magnética de almacenamiento usada en el mercado actual.

Funcionamiento de la cinta. IBM

Estas unidades de cinta magnética fueron inventadas hace más de 60 años. Tradicionalmente se usaban para archivar documentos fiscales y registros de atención médica. Para que nos hagamos una idea, la primera unidad de cinta de IBM fue de media pulgada de ancho y sólo podía contener 2 megabytes. Según IBM:

La nueva cinta magnética ha sido desarrollada en colaboración con Sony Storage Media Solutions, y el hito también indica la viabilidad a la hora de seguir ampliando el almacenamiento en cintas durante otra década.

La compañía ha comunicado que trabajó en estrecha colaboración con Sony durante varios años, en particular para permitir una mayor densidad de grabación en algunas áreas. También han explicado que el coste para fabricar estas cintas es ligeramente superior a las tradicionales, aunque “el potencial hará que el coste por terabyte sea muy atractivo, haciendo de esta tecnología tremendamente práctica para el almacenamiento en la nube”. [The Verge]

Advertisement