Foto: Tina Franklin / Flickr

Sales de una zona en penumbra, el sol te da en la cara, y de repente sientes unas incontrolables ganas de estornudar. Si te ocurre eso eres una de las pocas personas en el mundo que sufre de estornudo fótico. La buena noticia es que tu salud no corre peligro. La mala es que no tiene cura.

El reflejo de estornudo por luz brillante, o estornudo fótico es una condición genética que se encuentra aproximadamente en una de cada cuatro personas. Sí, está en tus genes igual que el color de tus ojos, la capacidad para doblar hacia atrás el pulgar, o la manera en la que cruzas los brazos (con el brazo izquierdo sobre el derecho, o al revés).

El origen concreto es una variación en el ADN conocida como polimorfismo de nucleótido simple. En otras palabras, lo único que varía es una base, una sola letra en nuestro código genético. Si en lugar de una C (citosina) tienes una T (timina) en el marcador conocido como rs10427255, tus posibilidades de tener estornudo fótico aumentan exponencialmente.

Advertisement

Advertisement

Para más inri, se trata de una característica autosómica dominante. Solo necesitas heredar este rasgo de uno de tus padres para incorporarlo a tus genes.

El nervio trigémino, destacado en color amarilo. Imagen: Wikipedia

¿Cómo es posible que una luz brillante nos haga estornudar si no se nos ha metido nada en la nariz? La respuesta, desde el punto de vista fisiológico, está en los nervios que recorren nuestra cabeza, concretamente en el nervio trigémino. Este nervio tiene varias terminaciones que cumplen funciones sensitivas para la nariz, la boca y los ojos. Se cree que, al entrar repentinamente en un lugar muy iluminado, la señal que parte del nervio óptico pasa tan cerca de la rama olfativa del nervio trigémino que provoca una excitación involuntaria, y con ella un intenso cosquilleo.

Advertisement

Aunque se conoce desde la antigüedad, el estornudo fótico es una condición tan inofensiva que la ciencia no lo ha estudiado con mucha profundidad. Se cree que podría estar relacionado con la propensión a sufrir de epilepsia fotosensible, pero es algo que aún está por comprobar. [Veritasium vía Science Alert]