La imagen de Kim Jong-un autorizando la primera prueba de la bomba de hidrógeno de Corea del Norte ha puesto en alerta a medio mundo, pero también ha causado escepticismo. Estas son las razones por las que algunos expertos creen que todo ha sido un farol del régimen norcoreano.

Lo que dice Corea del Norte

En la mañana del 6 de enero, Corea del Norte anunciaba en la televisión del régimen que habían llevado a cabo con éxito su cuarta prueba nuclear de la historia. Éste es el comunicado oficial, traducido por la agencia NPR:

Advertisement

La primera prueba de la bomba de hidrógeno de Corea fue un éxito total.

Las decenas de millones de combatientes de nuestra nación abrazaron el grito de guerra del Partido con los corazones llenos de sangre hirviendo.

La determinación estratégica del Partido del Trabajo de Corea ha derivado en el éxito de nuestra primera prueba de la bomba de hidrógeno el 6 de enero del año Juche 105 (2016) a las 10 am.

Con esta prueba, que se basó al 100% en nuestra sabiduría, nuestra tecnología y nuestro poder, hemos demostrado la capacidad de los recursos tecnológicos de nuestra bomba de hidrógeno recién desarrollada. También hemos demostrado científicamente el poder de las bombas de hidrógeno miniaturizadas.

La prueba de nuestra bomba de hidrógeno se llevó a cabo con seguridad y a la perfección, sin ningún efecto negativo en absoluto sobre el medio ambiente natural a su alrededor.

Esta prueba de la bomba de hidrógeno eleva nuestro nivel de desarrollo de armas nucleares. El éxito total de nuestra histórica prueba de la bomba de hidrógeno ha elevado con orgullo a la RPDC a las filas de las naciones que poseen armas nucleares.

La prueba de la bomba de hidrógeno llevada a cabo por nuestra nación es un mecanismo de defensa para proteger la autonomía y la supervivencia de la nación de las crecientes amenazas nucleares de las potencias enemigas, centradas alrededor de los Estados Unidos, y sirve para garantizar de manera fiable la paz y la seguridad de la región.

La Casa Blanca ha confirmado horas después que Corea del Norte condujo algún tipo de prueba nuclear.

Una detonación muy pequeña

Como hemos explicado hoy, las bombas de hidrógeno son 1.000 veces más potentes que una bomba atómica convencional. Mientras que las bombas A se producen por fisión de elementos más pesados que el hidrógeno, como el uranio o el plutonio, las bombas H funcionan en tres etapas, fisión-fusión-fisión, liberando mucha más energía que, por ejemplo, la bomba de Hiroshima.

La explosión de cualquier bomba nuclear genera una actividad sísmica que puede ser recogida por los sismógrafos. En la noche del 5 de enero, el Servicio Geológico de los Estados Unidos detectó un sismo de magnitud 5,1 en el noreste de Corea del Norte. El movimiento se corresponde con una detonación de entre 5 y 6 kilotones, menos de la mitad de la bomba atómica de Hiroshima, cuando una bomba H puede alcanzar cientos de kilotones de potencia.

El ejército de Corea del Sur salió pronto a restarle importancia a la detonación explicando que la nueva prueba nuclear no parecía estar basada en hidrógeno (dada la intensidad del temblor). “Es difícil considerar esta prueba como la de una bomba de hidrógeno. Sólo unos pocos países, incluyendo Estados Unidos y Rusia, han llevado a cabo pruebas de la bomba de hidrógeno, y el tamaño de las detonaciones alcanzó entre 20 y 50 megatones” dijo un militar surcoreano. La explosión de ayer fue similar a la que se produjo en 2013 por la prueba de una bomba atómica en el mismo lugar, el sitio de pruebas nucleares Punggye-ri. Aquella vez se detectó un sismo de 4,9 —una magnitud similar a la de la supuesta bomba de hidrógeno.

Corea del Norte se ha cuidado de aclarar que se trata de una bomba de hidrógeno “miniaturizada”. La bomba H se puede fabricar en dispositivos pequeños sin dejar de ser brutalmente potente, e incluso puede adaptarse a la escala de un misil. Sin embargo, algunos expertos ponen en duda que Corea del Norte tenga la capacidad de miniaturizar la bomba H hasta los 5 kilotones (el equivalente a 750 mm de diámetro y media tonelada de peso).

Joseph Cirincione, autor del libro Pesadillas nucleares, cree que Kim Jong-un ha conseguido una bomba híbrida, menos potente que una bomba H pero más poderosa que una bomba atómica convencional. Se las conoce habitualmente como armas de fisión intensificada y funcionan añadiendo un isótopo radiactivo de hidrógeno —como el tritio— a una bomba atómica convencional para desencadenar una pequeña fusión nuclear que aumenta la potencia de la fisión.

Un régimen charlatán

Kim Jong-un dijo en diciembre que Corea del Norte estaba lista para detonar la bomba de hidrógeno. Ya entonces el mundo recibió con escepticismo las palabras del régimen. “Corea del Norte tiene una larga historia de retórica beliciosa y amenazasexplicaba Caitlin Hayden, una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Las amenazas forman parte de la propaganda del partido que gobierna desde hace setenta años.

El propio volumen de amenazas y la propaganda en sí ponen en duda las palabras del régimen. “Nunca antes se ha visto que se anunciara una guerra nuclear. Cuando la URSS y Estados Unidos vivían con el temor de un conflicto durante la guerra fría, la sorpresa era vista como la clave para destruir la capacidad de respuesta del oponentecomenta Pierre Haski, director de la publicación francesa Rue89.

A pesar de todo, Washington asegura que se toma “muy en serio” las amenazas de Kim Jong-un. El régimen más hermético del mundo cuenta con 800 misiles de corto y medio alcance, un programa de enriquecimiento de uranio y suficiente plutonio para fabricar entre 8 y 12 armas nucleares. Pero el ejército de Corea del Norte se basa sobre todo en la cantidad: todos los habitantes del país están en guerra con Estados Unidos y sus vecinos de Corea del Sur.

Y ahora qué

Luz verde de Kim Jong-un para la supuesta prueba de la bomba H

Además de estudiar los datos sísmicos, Japón ha enviado aviones para recolectar material radiactivo en la zona de la explosión. Los expertos trabajan en determinar si la detonación del 6 de enero se corresponde o no con una bomba de hidrógeno miniaturizada, pero la respuesta puede tardar varios meses en llegar. De ser cierta, la última amenaza de Corea del Norte tendría una naturaleza mucho más grave que las pruebas nucleares de 2006, 2009 y 2013.

El gran desafío para Estados Unidos y Seúl será negociar con el régimen para que desistan de usar estas armas nucleares. Kim Jong-un no está dispuesto a llegar a un acuerdo con Obama como pasó con Irán, pero la bomba H no ha hecho más que empeorar sus relaciones internacionales —especialmente con China, su mayor socio, que ha evacuado la frontera cercana a la detonación.

Corea del Norte es el único país que continúa desafiando los acuerdos internacionales y sigue realizando pruebas nucleares desde finales de los 90.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)