Confirmado: Apple ha comprado Beats, la popular marca de auriculares, por 3.000 millones de dólares. Desde que se conociera el rumor de la compra, Internet no tardó en polarizarse (como siempre sucede cuando Apple está de por medio) entre los que piensan que es una idea espantosa de una empresa que se ahoga, y los que creen que es una genialidad. ¿Qué es realmente? ¿Para qué quiere Apple Beats Audio?

Diseño

Aunque algunos encontramos el diseño de los Beats poco práctico y horroroso, lo cierto es que tienen su público, sobre todo en Estados Unidos y los consumidores más jóvenes. Pero Apple no compra la marca por una cuestión de diseño, sobre todo cuando los auriculares Beats están diseñados por gente que, de hecho, fue de Apple.

Advertisement

Beats es un motor (y uno condenadamente bueno) de marketing que no diseña ni fabrica nada. El aspecto de los auriculares se lo encargaron a la agencia Ammunition Group. Esta compañía fue fundada por Robert Brunner, que fue director de diseño industrial para Apple desde 1989 hasta 1997, año en el que fue sustituido por el pizpireto Jony Ive.

El diseño de los Beats sigue a pies juntillas la filosofía Apple de generar un objeto icónico, aunque en este caso enfocado al público más joven. En otras palabras, no hay nada que haya diseñado Brunner que no pueda hacerse dentro de Apple.

Hardware

Noel y Kevin Lee (Padre e hijo). Padres de la tecnología de los Beats

Caliente, caliente. Los audiófilos califican el sonido de los auriculares Beats como basura, y algo de eso hay. Los productos de la compañía están más centrados en pegarle puñetazos a la oreja que en ofrecer un sonido limpio, puro y equilibrado. Sin embargo, el origen y la tecnología de estos dispositivos no es para nada innoble.

Advertisement

Resulta que la tecnología original de los Beats fue desarrollada por otra compañía californiana llamada Monster. Sus responsables, Noel y Kevin Lee se habían labrado una excelente reputación haciendo cables de audio y vídeo de alta calidad, y querían lanzarse a los auriculares de gama alta.

Para darle más pegada a su producto, se asociaron al rapero Dr. Dre y al productor discográfico Jimmy Iovine. Iovine es un tiburón del mundo de la música, y el acuerdo que firmaron los Lee fue tan desastroso que, literalmente, pusieron en manos de Beats toda su tecnología a cambio de nada. Huelga decir que Beats nunca ha tenido muy claro qué hacer con las patentes de Monster, pero Apple no es Beats. Con la compra ya confirmada, podríamos estar ante la primera generación de auriculares Beats que realmente suenen bien.

Software

Si la razón de Apple para comprar Beats ha sido solo su servicio de streaming musical, ha hecho un pésimo negocio. Beats Music no es un mal servicio, pero no es mejor que Spotify o que el propio iTunes Radio. Según datos de Electronista de marzo de este año basados en un estudio de Edison Research, Pandora e iHeart Radio están en cabeza de los servicios de música en streaming en Estados Unidos, seguidos de iTunes Radio y Spotify. Beats Music ni sale en la tabla, pero solo porque su lanzamiento es muy reciente (21 de enero de este mismo año).

Con una oferta muy similar a Spotify (20 millones de canciones accesibles por unos 10 dólares al mes) Beats Music cuenta con unos 200.000 usuarios activos. No está nada mal para los meses que lleva funcionando, pero 3.000 millones de dólares se nos antoja una cantidad absolutamente excesiva para tan poco mercado.

¿Mercado potencial?

Llegamos a la que probablemente sea la principal razón de Apple para hacer a Dr. Dre el rapero más rico del mundo. El hardware de Monster que usa Beats es bueno en las manos adecuadas, pero no vale 3.000 millones de dólares. Beats Music tampoco está mal, pero no explica que Apple vaya a hacer el mayor desembolso de su historia.

Beats asegura dominar el 51% del mercado de auriculares de gama alta en Estados Unidos. Según datos de la consultora NPD Group correspondientes a enero de este año, la compañía tiene una cuota del 57% en auriculares de más de 100 dólares, y el 27% de todo el mercado estadounidense de auriculares, que mueve 1.800 millones de dólares.

Advertisement

Pese a este éxito, se dice que el duo Dre-Iovine ha tocado techo y no es capaz de llevar Beats más allá, sobre todo en el mercado internacional. Su futuro es una cuestión de músculo empresarial, y si hay una compañía que puede darle ese impulso a Beats, esa es Apple. Los auriculares Beats, de hecho, ya se utilizan en las Apple Store para probar productos.

Basta que los de Cupertino hagan un repaso a la tecnología de audio de los Beats (o no. En realidad la mayor parte de la gente sólo quiere que hagan bum-bum-bum muy fuerte), y los conviertan en los auriculares oficiales de los productos Apple para extenderlos como una plaga por todo el mundo. Al fin y al cabo, los auriculares oficiales de los productos Apple siempre han sido un talón de Aquiles.

Basta que fusionen Beats Music e iTunes Radio, y lo lancen como aplicación oficial de streaming en los iPhone con un mes gratuito de prueba, para hacerle serio daño a Spotify.

Advertisement

Por supuesto, también pueden haberse dejado encandilar por el carisma de Dr. Dre, y haber tomado la peor decisión de su historia, pero todo apunta a que la compra es una decisión de pura estrategia a medio y largo plazo, y esa es la especialidad de Tim Cook.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)