Foto: ND7900 / Shutterstock.

Desde que llegó a nuestras vidas, el aire acondicionado se ha convertido en el compañero ideal de millones de personas para combatir el calor en casa y la oficina. El problema es que usarlo perjudica la forma en la que el cuerpo combate el calor, por lo que si buscas soportar el calor en la calle deberías reducir su uso en interiores.

Stan Cox, científico que publicó el libro Losing Our Cool (“Perdiendo nuestro frío”), asegura que básicamente se trata de una situación en la que si no puedes vencerlo, debes unirte al calor. Puede que en interiores el aire acondicionado sea una buena solución para combatir el calor y hacer un ambiente agradable, pero una vez te enfrentas al calor veraniego fuera de esas cuatro paredes donde te encontrabas refugiado, tu cuerpo pagará las consecuencias.

Advertisement

La ciencia explica que tu comodidad con la temperatura se basará en la temperatura a la que hayas sido expuesto recientemente. Lo que quiere decir que si has sido expuesto a un clima frío solamente en el frío te sentirás cómodo, y lo mismo aplica al calor. Es decir, si sales al exterior y te expones al calor de verano, después de haber pasado un buen rato cómodo con el frío artificial de tu aire acondicionado, te sentirás muy incómodo y soportarás mucho menos el calor.

De lo contrario, si tratas de aclimatar tu cuerpo al reducir el uso del aire acondicionado y simplemente abrir la ventana, tu cuerpo se acostumbrará más rápido al calor de fuera y estarás más cómodo. Incluso parece obvio una vez lo tomas en cuenta, pero solo los más valientes sacrificarán la comodidad del aire acondicionado solo para estar más cómodos, en general, todo el tiempo. Además, recuerda que existen alternativas para mantenerte fresco sin usar aire acondicionado. [Losing Our Cool / Science of Us (NY Mag) vía LifeHacker]

Sponsored


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.