Cuando se trata de encontrar motivos para jugar a un Halo, siempre hay 2 que destacan poderosamente: su historia y su multijugador. La historia abarca más de 10 juegos, libros y un par de series, el multijugador es uno de los mejores que ha habido nunca en una consola. Halo 5 repite, con matices, esa jugada.

Halo 5 tiene además, dos particularidades importantes: es el primero desarrollado de manera exclusiva para Xbox One, con el consecuente salto en potencia gráfica, y no nos encasilla durante todo el juego en la piel del Jefe Maestro, como en la mayoría de títulos previos, sino que alterna todo el rato entre este y Jameson Locke, en una persecución que lleva las riendas de prácticamente toda la campaña.

Para los que les importen estos detalles: el juego corre a 60 fps, eso se traduce en una sensación de fluidez muy agradable, de las mejores que yo recuerde en un juego a tal cantidad de frames (aunque algunas partes del juego, ciertas animaciones, sí que siguen corriendo con los tradicionales 30 fps).

La campaña

¿Qué tal es la campaña de Halo 5? La historia de Halo, su profundidad, su universo, la sensación de estar ante el shooter con el loore más grande de la historia ha tenido siempre un peso enorme. Halo 5 no es distinto, y encima establece una mecánica, la de alternar entre Locke y el Jefe Maestro, bastante interesante y que lo hace mucho más dinámico.

Para los fans del Jefe Maestro, aviso: se juega mucho, mucho más con Locke y su escuadrón, Osiris. La cuestión es que no importa mucho, la esencia sigue ahí metida, más o menos intacta. Como historia, como narración, Halo 5 es simplemente algo “correcto”. No es mala, no es mediocre, no es brillante ni tampoco abrumadora. Simplemente correcto.

Advertisement

Advertisement

Los dos fallos importantes: cualquier persona con un mínimo conocimiento de Halo y de la saga entenderá rápidamente por qué ocurren las cosas que ocurren, las que no, es probable que parpadeen atónitos ante algunas escenas que, simplemente, parecen no tener sentido. Para ese inevitable Halo 6 dentro de unos años, y a tenor de las proporciones descomunales que adquiere la historia de Halo con cada nueva entrega, sería útil tener algún tipo de herramienta dentro del juego que, de manera resumida explique qué ha pasado en toda la saga hasta ese momento.

El segundo fallo es que es, quizá, demasiado corta. La de Halo 4, que en mi caso rondó las 9-10 horas, ya ma pareció ajustada, aquí la sensación de “¿Ya? ¿Esto es todo?” se acentúa todavía más.

Nadie va a llorar de pena con la campaña, pero la sensación de “oh, esto es épico, y no puedo parar” lleva perdida desde los tiempos de Halo 2, apurando quizá Halo 3.

Advertisement

Un detalle extra importante: la campaña de Halo 5 puede ser cooperativa pero sólo con jugadores en otras consolas, si no los controla la IA, la mítica, querida y épica opción de multijugador a pantalla dividida ha desaparecido. Es un error. Un error que le quita a Halo una de las experiencias que más lo definían. Mucho se ha dicho, lamentado y porfiado sobre el tema, así que no tiene sentido añadir más. Solo espero que vuelva en la siguiente entrega.

El multijugador

El multijugador de Halo, con el notable permiso de los Gears of War, ha sido siempre uno de los mejores que se han podido disfrutar en una videoconsola. Sin contemplaciones. Halo 5, aquí sí, repite la jugada con maestría.

Antes de entrar en materia, un breve apunte: el grueso de shooters de los últimos años han repetido la misma fórmula una y otra vez con algún cambio estético, de temática o de enfoque. Hay una excepción: Titanfall. Puede que no fuese el éxito que todo el mundo esperaba pero con sus saltos, sus impulsos y el cuidado diseño de sus mapas ha influenciado más en los que han llegado después que cualquier otro.

Advertisement

Y eso en Halo se nota. Su modo principal, Warzone, tiene mucho de Titanfall. Entre otras cosas que, a los jugadores enemigos también se le añaden los controlados por la IA, tanto para uno como otro equipo. La idea base es la de mapas gigantescos llenos de vehículos y hasta 24 jugadores donde liarse a mamporros y de paso ir conquistando bases y puntos. El primero en llegar a 1000, gana.

El resto de modos son más tradicionales, pero igualmente se nota el mimo y el afinado máximo en armas, calibraje, retroceso y experiencia global. Los tiempos de reaparición son razonablemente bajos, un alivio para aquellos a los que eso de disparar con un mando nunca se nos ha dado demasiado bien (el primer paso es admitirlo) y somos habituales de los últimos puestos en las tablas de clasificación.

Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien en un multijugador de consola, y para aquellos que estén buscando una experiencia similar yo esquivaría Call of Duty o Battlefield, por el momento, e iría directamente a Halo.

Advertisement

Halo 5 es un gran juego, no creo que lo acompañe el adjetivo de “imprescindible”, pero sí un gran juego. La campaña es “ok”, el multijugador es soberbio, y puesto que en este último probablemente invirtamos muchas más horas que en el primero, quizá sea suficiente. No lo sé. Yo de momento quiero que llegue ya Halo 6.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)