Réplica del Eneavour. Foto: NASA

El H.M.B Endeavour es uno de los muchos barcos míticos cuyo pecio aún reposa en el fondo del mar a la espera de ser encontrado. A comienzos de mayo de 2016, un grupo de arqueólogos hicieron público su supuesto descubrimiento pero todo apunta a que se equivocan. El barco sigue esquivando a los que lo buscan, y eso que se sabe perfectamente dónde debería estar.

Sí, el Endeavour no se perdió en alta mar. Según las crónicas, se halla en algún punto de la bahía Narragansett, en Rhode Island, pero más que facilitar su localización, ese detalle no ha hecho más que complicarlo todo.

La historia del Endeavour comienza en los astilleros Thomas Fishburn de Whitby, Reino Unido, en 1764. Era un pequeño navío de tres mástiles dedicado a la humilde tarea de transportar carbón, pero cuatro años después, la casualidad hizo que fuera el elegido por la Marina Real Británica para la primera expedición del Capitán James Cook.

Advertisement

A petición de la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural, el barco se transformó en un navío científico bajo mando militar. Su objetivo era bastante curioso: observar y documentar el tránsito de Venus sobre el Sol, tarea para la cual llevaba al astrónomo Charles Green. Como segunda tarea, Cook y su equipo debían cartografiar la costa australiana y Nueva Zelanda.

Esquema de la primera travesía del Endeavour. Foto: Wikimedia Commons.

La travesía del Endeavour duró tres años durante los cuales la bodega de carga con capacidad para 600 toneladas de carbón (por eso eligieron un barco carbonero en primer lugar) se llenó de todo tipo de especímenes naturales y antropológicos recogidos por la tripulación.

A partir de esa travesía en la que circunnavegó el globo, la historia del Endeavour se vuelve menos brillante. El barco sirvió en varias misiones militares hasta 1775, año en que fue vendido y rebautizado con el poco elegante nombre de Lord Sandwich.

Sponsored

Ese mismo año fue reclamado de nuevo por la armada británica para servir en la Guerra de Independencia de Estados Unidos. Después de hacer las veces de barco-prisión en Newport Harbor, los británicos lo echaron a pique, junto a otros 13 barcos, para obstaculizar la llegada de tropas francesas.

Este detalle ya da una idea del problema al que se enfrentan los arqueólogos que buscan el Endeavour. Los 13 barcos que los británicos hundieron ese día no son los únicos. La bahía Narragansett es el lugar de la costa de Estados Unidos con más pecios de esa época, y la identificación inequívoca de un nuevo barco descubierto es un proceso muy complicado.

Para colmo, se sospecha que Newport Harbor es el lugar de reposo final de otro de los barcos de Cook, el H.M.S. Resolution, que según los registros quedó varado y se abandonó en esas mismas aguas bajo el nombre de La Liberté. La opción más favorable que tienen los investigadores para encontrar el mítico barco que dio nombre a un transbordador espacial es localizar un pecio con equipamiento que de indicios de su uso como prisión flotante.

Aún con eso,es probable que el H.M.B Endeavour siga para siempre oculto a simple vista. Si algún día visitas Sydney, el Museo Marítimo de Australia mantiene una réplica fiel del navío en la que surcar las aguas durante unas horas. [vía Nat Geo]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.