Los habitantes del pequeño pueblo de Onoway, en la provincia canadiense de Alberta, se han encontrado con una gran sorpresa al abrir el grifo para lavarse la cara o llenar la bañera: el agua está saliendo color rosa. Sin embargo, las autoridades aseguran que no hay nada que temer.

Es normal en algunos casos que al abrir los grifos de nuestras casas el agua salga color marrón, sobre todo después de una tormenta fuerte. A todos nos ha sucedido alguna vez. Sin embargo, que el agua sala color verde o rosa no es algo que muchos se tomen con tranquilidad.

Advertisement

El alcalde Dale Krasnow aseguró a los medios que el agua rosa se debe a un accidente y no tiene nada que ver con una posible invasión fantasma al estilo de los Ghostbusters.

Krasnow comentó que el color se debe a la fuga de una sustancia química llamada permanganato de potasio, en la planta de tratamiento local. Este químico es utilizado para retirar el hierro y el sulfuro de hidrógeno del agua, pero al llegar a una reserva de agua por culpa de una válvula averiada, esta se ha teñido de color rosa.

Advertisement

El alcalde está consciente de que ver salir una especie de limonada rosa del grifo puede ser alarmante, pero afirma que los expertos de seguridad ambiental le han dejado claro que no supone ningún peligro para los consumidores.

Puedes ducharte con tranquilidad bajo el agua rosa.

Krasnow se arrepiente de no haber comunicado esto con más tiempo, pero a su vez anuncia que poco a poco el agua rosa desaparecerá. En grandes cantidades, el permanganato de potasio puede irritar la piel y los ojos al entrar en contacto.

Cualquier parecido con los Ghostbusters es casualidad. [vía New York Post / CBS]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.