Durante el año que pasó en la Estación Internacional, Chris Hadfield nos enseñó no pocas curiosidades científicas sobre el laboratorio en órbita. El astronauta canadiense también se marcó una inolvidable versión de Space Oddity. Ya en la tierra, Hadfield explica por qué tocar un instrumento en el espacio es mucho más difícil de lo que parece.

En una entrevista en vídeo concedida a un programa de música concedido a la cadena CBC, el astronauta retirado explica que tocar la guitarra ya es difícil en la Tierra, pero que en órbita cuenta con un problema añadidoque parece obvio pero cuyas implicaciones no lo son tanto: la falta de gravedad.

Con gravedad, la guitarra cuelga de una cinta o reposa cómodamente en el regazo del intérprete, pero en el espacio no tiene peso y la mayor parte del tiempo flota. Ninguna de las dos manos puede sujetar bien el instrumento, así que cada vez que la mano se mueve muy rápido por los trastes, toda la guitarra sale volando.

Ese no es el único problema. Los brazos también experimentan la sensación de ingravidez, y eso hace que no adopten la postura normal que tendrían sobre la Tierra. Tocar un instrumento implica un montón de reflejos memorizados a base de repetición. El cambio de postura hace que el cerebro no interprete bien esos reflejos y eso hace que nos equivoquemos de acorde continuamente. Hadfield explica que lo más parecido a la experiencia de tocar en el espacio sería tratar de hacerlo colgando boca abajo después de un buen rato en esa postura. Este es el vídeo. Debajo está el original de Hadfield interpretando a Bowie.

Sponsored

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)