La escena pertenece a un capítulo de Friends donde Mónica sufre la picadura de una medusa en la playa. Joey y Chandler le dicen que sólo hay una manera de acabar con el dolor: orinar sobre la zona afectada. Ahora que se acerca el verano es un buen momento para aclararlo: jamás te hagas pis si te pica una medusa.

Es probable que hayas escuchado el “remedio casero” alguna vez. Un rumor que decía que orinar sobre la picadura puede hacer que el dolor se vaya. La idea es que la acidez de la orina puede combatir a los nematocistos transmitidos por las medusas sobre la piel. ¿Qué dice la ciencia al remedio popular?

Advertisement

Este es el tema del último vídeo de la American Chemical Society, quienes han filmado en el interior del acuario de San Francisco para explicar la temible química detrás de las picaduras de medusas y desmentir de una vez por todas el antiguo mito de playa.

Siendo claros, la asociación explica que, contrario a la creencia popular, hacer pis sobre la zona afectada por una medusa no aguanta ningún tipo de razonamiento científico. Según los expertos, existen dos sustancias que podemos aplicar, y ninguna de ellas es la orina humana.

Medusas en un acuario. Wikimedia Commons

Debemos lavar el área con agua de mar y posteriormente aplicar abundante vinagre (durante medio minuto). En el caso de no tener a mano este último podemos utilizar lodo a base de bicarbonato.

Advertisement

Advertisement

¿Y lo que debemos evitar? El agua dulce a toda costa. Esto se debe a que las medusas tienen una pequeñas células llamadas nematocistos que recubren sus tentáculos y provocan la expulsión de veneno a través de pequeños pinchos. Los nematocistos son independientes hasta el punto de que una vez separados de la medusa, pueden seguir expulsando el veneno.

Cualquier tipo de presión puede provocar la activación de esta toxicidad sobre nuestro cuerpo. ¿Cómo qué? Por ejemplo un cambio en la salinidad de las células. El agua dulce, por su propia definición, es menos salada que el agua del mar. Esto nos lleva peligrosamente a ese remedio popular que tanto hemos escuchado.

Sí, a menos que la persona que orine sobre una zona afectada esté deshidratada, lo normal es que su orina sea menos salada que el agua del mar.

Por tanto y como explican desde la American Chemical Society, resulta que el pis no sólo no ayuda (ni siquiera es lo suficiente ácido como para lidiar con las picaduras), sino que puede empeorar la herida. Además, dado que su temperatura no es la adecuada, podría inflamarla. Recuérdalo la próxima vez que vayas a la playa: ante una picadura, olvida la orina. [YouTube]