Hodor, el gigantesco y afable criado de los Stark en Juego de Tronos es uno de los personajes más queridos de la serie de TV, y eso a pesar de qué su única línea de diálogo es la palabra "hodor". Curiosamente, la particularidad de este personaje imaginario está basada en una condición neurológica muy real.

El caso de Hodor es interesante desde el punto de vista de la medicina. El personaje parece sufrir una disfunción cognitiva, y la única palabra que emite es "hodor", aunque lo hace con un considerable repertorio de emociones. Paradojicamente, Hodor (cuyo nombre auténtico es, en realidad, Walder) parece capaz de entender bastante bien el lenguaje hablado. El gigante sigue instrucciones sin dificultad, se anticipa a las situaciones, y se desenvuelve bien, hasta cierto punto, en un entorno social. En otras palabras, su problema está localizado principalmente en los mecanismos del habla, no en la comprensión.

Advertisement

El extraño caso de Hodor tiene su equivalente real en Louis Victor Leborgne, un paciente que habitó el Hospital Bicêtre de París en el siglo XIX. La peculiar condición de Leborgne fue estudiada por el antropólogo y médico francés Pierre Paul Broca. En sus investigaciones, Broca escribía:

El paciente solo es capaz de producir una única sílaba: Tan, que a veces repite en una rápida sucesión de dos (Tan-Tan). Independientemente de lo que se le pregunte, el siempre responde Tan-Tan, acompañando esta sílaba de diferentes gestos. Por esta razón, todos los pacientes y personal del centro le conoce simplemente como Tan.

Pese a su condición, Leborgne era capaz de entender el lenguaje. Cuando este "Hodor" del mundo real falleció, Broca realizó una autopsia para determinar las lesiones que habían producido esa peculiar sintomatología. El médico describió un cuadro clínico de daños en la circunvolución frontal inferior y áreas limítrofes del lado izquierdo del cerebro. Esta zona es conocida hoy como Área de Broca, y su patología se denomina precisamente Afasia Motora o Afasia de Broca.

Generalmente, los síntomas de la Afasia de Broca no suelen ser tan radicales como los de Hodor y Leborgne, y es raro que un trauma pueda ser tan preciso como para dañar solo ese área del cerebro y no otras. Los neurólogos apuntan a la malnutrición severa del feto como una de las posibles causas del daño cerebral, aunque el entrañable gigantón de Canción de Hielo y Fuego no parece desnutrido precisamente. Sea como sea, sigue contando con toda nuestra simpatía. [vía Mother Jones]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)