Cuando Hollywood y la ciencia se encuentran, todo puede pasar. Bueno y malo. Interstellar fue el último gran ejemplo de esa fusión. Sabíamos que el film no era exactamente científico, pero sus creadores explican ahora por qué decidieron no simular un agujero negro de forma realista: demasiado confuso para Hollywood.

Los responsables de los efectos visuales de Interstellar, junto al físico Kip Thorne del California Institute of Technology, quien asesoró a Christopher Nolan y al equipo en los detalles científicos, han publicado un informe en la revista Classical and Quantum Gravity en el que analizan en detalle algunas de las licencias científicas de la película. Lo puedes leer aquí al completo. Habla de muchos aspectos, pero sobre todo del agujero negro del film, Gargantua, y de por qué al final optaron por hacer una simulación bastante poco científica.

Advertisement

El equipo de Interstellar, con la compañía de efectos visuales Double Negative al frente, llegó a utilizar ecuaciones científicas reales para representar los efectos de un agujero negro. Las simulaciones existentes hasta ahora de agujeros negros representados en base a ecuaciones científicas eran de muy baja calidad y resolución como para utilizarlas de base en una super-producción de Hollywood. El equipo, con el asesoramiento de Kip Thorne, creó entonces una representación científica de cómo se vería un agujero negro. El resultado fue algo como esto:

Para crearla, utilizaron una simulación que agrupaba rayos de luz, en lugar de representarlos de forma individual como sería ideal. Lo hicieron para dar una apariencia final de mayor unidad y suavidad. Pero había un problema: la imagen de arriba fue considerada como confusa para la audiencia y no lo suficientemente impactante. Una parte del agujero negro, por ejemplo, aparecía casi indistinguible como resultado de añadir a la simulación el conocido como efecto Doppler (los cambios de luz por el movimiento relativo del observador respecto a la fuente de luz, en este caso el agujero negro). Decidieron eliminar el efecto Doppler y hacer otros retoques. La imagen resultante fue algo parecido a esto:

Pero había más problemas. Uno tenía que ver con el disco de acrecimiento, el disco central de materia girando alrededor del agujero negro, considerado como demasiado caótico, y también con la parte central del agujero negro. Científicamente hablando, la rápida rotación del agujero negro haría que su parte central no quedara simétricamente en el medio, sino escorada a la derecha de la imagen, algo como esto:

Como los creadores de los efectos visuales explican a New Scientist, esa asimetría no le gustó nada a Nolan, por lo que optaron por crear un agujero negro más perfecto, hollywoodiensemente hablando. Retocada la parte central, los colores y el disco de acrecimiento, Gargantua acabó presentándose en la gran pantalla con este aspecto final:

Genial para crear una película excepcional en muchos frentes, aunque no en el científico. No se puede tener todo. Puedes leer los detalles detrás de los efectos visuales y sus consideraciones científicas en este interesante informe. [vía New Scientist]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)