Las películas del universo cinematográfico Marvel son estupendas, pero tienen dos problemas absurdos que nadie parece dispuesto a resolver. El primero ya lo comentamos por aquí: sus bandas sonoras. El segundo es más sutil y lo ha descubierto el realizador Patrick (H) Willems. Es el color.

Willems explica en un interesante vídeo de YouTube que todas las películas del Universo Marvel, desde Iron Man hasta Civil War, tienen una gestión del color terrible. Hay escenas en las que el color está completamente deslavado y sin vida. La causa principal está en que los tonos negros de la saga no son completamente negros, sino más bien gris oscuro.

Lo extraño del asunto es que corregir el problema sería tan fácil como ajustar el contraste a sus valores correctos. Willems ha hecho la prueba con algunas escenas y el resultado es espectacular. El realizador insiste en que no se trata tampoco de forzar la saturación artificialmente, sino de devolver a las tomas parte los tonos reales.

Advertisement

De todas las películas recientes, la que mejor tratamiento del color hace es Guardians of the Galaxy, y aún así es muy mejorable. El caso de Civil War es especialmente doloroso.

El problema deriva del hecho de que las tres primeras películas de Marvel se rodaron en celuloide, y a partir de ahí se pasó al rodaje completamente digital. La productora probablemente eligió no mejorar el color de las nuevas películas para mantener el mismo tono visual que las primeras aplicando aquello de que, si algo funciona, no lo toques. Hay también una explicación técnica.

Como nos explica Raulentis, el color actual responde a una cuestión de etalonaje digital, que es el proceso por el que se retocan todos los planos de una película para que el color de todos ellos sea homogéneo. Siguiendo este procedimiento es probable que uno o dos planos queden mejor si modificamos el contraste a negro de forma aislada, pero hacerlo con toda la película podría hacer que otros planos no queden bien. Al final hay que buscar un equilibrio.

Las cámaras digitales modernas captan perfectamente los tonos, pero su procesado por defecto suele ocultar esos colores y ofrece una imagen desaturada y apagada. Esto sucede con especial frecuencia en las cámaras Alexa que son las que Disney impone en sus directrices para el universo Marvel. En una película realista puede tener sentido, pero ¿en un film de superhéroes? Incluso el universo DC, aunque hace un uso muy personal del color, ajusta mejor sus tonos.

¿Hay esperanza? Sí. Willems explica que en Guardians of the Galaxy 2 se han cambiado las directrices técnicas y se han abandonado las Alexa para adoptar las cámaras RED de última generación. Las nuevas aventuras de Starlord y compañía pueden ser el inicio de un nuevo universo Marvel visualmente más colorido. [vía Patrick (H) Willems]