Uno de los tantos problemas y dificultades de viajar al espacio es que el cuerpo humano no está hecho para vivir a gravedad cero. Pero, ¿por qué los astronautas no se marean cuando se encuentran en el espacio? Los miembros de la Estación Espacial Internacional nos explican que tiene que ver con la capacidad del cerebro humano de adaptarse.

Tim Peake, uno de los astronautas que se encuentra actualmente en la Estación Espacial Internacional, realizó un experimento para comprobar por qué los humanos que residen temporalmente en el espacio exterior no se marean, ni siquiera cuando se ponen a girar y girar a mucha velocidad en gravedad cero.

Advertisement

El astronauta explica que los humanos sí se marean pero muy levemente cuando el cuerpo experimenta una aceleración repentina y drástica (por ejemplo cuando comienza a girar a toda velocidad), pero esto solo dura un par de segundos. El dar vueltas y más vueltas en gravedad cero no afecta al cuerpo como lo hace en la Tierra.

La razón se debe a que el mareo se genera debido a que el fluido que se encuentra en el oído interno se agita, pero en gravedad cero esto no sucede sino que el fluido flota dentro del oído interno, lo que tiene como resultado que el astronauta se sentirá mareado durante sus primeros días en el espacio, pero después el cerebro se adapta y comenzará a ignorar las señales del oído interno para solamente tomar en cuenta lo que ven los ojos.

Por supuesto, esto supone que al regresar a la Tierra el cuerpo humano deberá acostumbrarse a que el fluido del oído interno regrese a la normalidad, por lo que durante las primeras horas un astronauta podría sentir mareo. Pero al menos podrá girar libremente en el espacio sin tener que devolver la comida por el mareo. [vía ESA]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.