Una estación de tren en Estados Unidos después de una tormenta de nieve con el tren entrando a gran velocidad. Parece la estampa ideal para grabar un pequeño vídeo a cámara lenta con el móvil. Nick Colvin descubrió que quizá no era tan buena idea quedarse en el andén.

Eso sí, tenemos que agradecerle la sangre fría de seguir grabando incluso cuando se dio cuenta lo que se le venía encima. El tren entra tan rápido que provoca una auténtica avalancha de nieve en todo el andén.

La mejor parte probablemente sean los viajeros que, al principio del vídeo, se retiran disimuladamente hacia la parte cubierta sin avisar a los que están al borde de las vías. Naturaleza humana en estado puro. [YouTube vía Tastefully Offensive]

Advertisement