Pregunta de autoescuela: Estás buscando un puesto en el estacionamiento del centro comercial y encuentras uno al lado de un flamante Tesla Model X 60D ¿Lo aprovechas? La respuesta, si te importa algo la pintura de tu coche debería ser no, y la culpa la tiene el nuevo sistema de apertura de puertas del Model X.

En julio de 2016, Tesla presentó al mundo una versión más asequible de su Model X 75D. Una de las pocas diferencias estéticas entre ambos modelos es que el nuevo Model X 60D no tiene las emblemáticas puertas que se abren automáticamente hacia arriba. En su lugar tiene unas puertas convencionales que también están motorizadas. Cuando te acercas a la puerta, esta se abre en dos elegantes movimientos.

Advertisement

Advertisement

El problema del sistema lo ha descubierto accidentalmente Mark Rechtin, de la revista Motor Trend al probar el Model X 60D. El vídeo que ha grabado es elocuente por sí mismo.

No es que sea un golpe tremendo, pero si eres de los que cuidan escrupulosamente su automóvil, quizá no te guste la idea de que las puertas del nuevo Tesla se abran rebotando contra las tuyas.

Lo irónico del asunto es que el Tesla Model X 75D abría verticalmente sus puertas sin ni siquiera rozar a los coches que tenía al lado por muy próximos que estuvieran. Parece que los ingenieros de Tesla no han tenido en cuenta el detalle en esta versión. La solución pasa, una vez más, por esperar que el propietario del Tesla sea cuidadoso con los demás vehículos. [Motor Trend vía Jalopnik]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.