Foto: kc7fys / Flickr

Solo hay una cosa más asquerosa que encontrar una cucaracha muerta debajo de un mueble, y es encontrársela viva. Si somos afortunados y se trata del primer supuesto quizá te hayas preguntado alguna vez por qué diablos siempre aparecen muertas boca arriba.

Resulta que hay una explicación para ello, y esa explicación tiene que ver con esa manía que tenemos los seres humanos con hacer los suelos planos y pulidos, y después regarlos con abundante insecticida. En la naturaleza los cadáveres de cucaracha no duran mucho a la vista. Hay toda una legión de pequeños carroñeros que dan buena cuenta de ese aperitivo inesperado. De todas maneras, si encontramos una cucaracha muerta, es más que probable que esté desplomada sobre sus patas.

Las cucarachas tienen un centro de gravedad relativamente alto para su tamaño, y su lomo está curvado. Ambos detalles anatómicos hacen que les sea muy complicado darse la vuelta cuando algo las empuja o caen boca arriba. En un entorno natural, el terreno es irregular y siempre hay ramitas o vegetación en los que apoyarse para darse la vuelta. En un suelo fabricado por el hombre no hay puntos de apoyo.

Advertisement

Pero ¿cómo llegan las cucarachas a quedarse patas arriba en primer luger? La respuesta está en qué las ha matado. En un entorno natural lo normal es que los insectos sean víctimas de otro depredador, se ahoguen o mueran de alguna enfernedad. En entornos domésticos, la mayor parte de las veces la muerte llega por envenenamiento.

Los insecticidas más comunes son neurotoxinas compuestas de sustancias inhibidoras de la colinesterasa. En circunstancias normales, esta enzima se encarga de descomponer un neurotransmisor natural llamado acetilcolina. Sin nada que la elimine del organismo, la acetilcolina se acumula en el sistema nervioso con efectos devastadores. En el caso de las cucarachas, provoca violentos espasmos musculares en el abdomen y las patas que normalmente las deja panza arriba. Una vez en esta posición, el suelo liso y la falta de coordinación motora que provoca el veneno hacen que el animal quede atrapado en esa postura hasta su muerte. [vía New York Times]