La historia del hackeo masivo a Sony Pictures tiene tantos puntos surrealistas que, en cuanto se ha conocido la decisión de estrenar por fin la película The Interview, Internet ha puesto en marcha la gran maquinaria de las teorías conspirativas.

No es para menos. La semana pasada, Corea del Norte era formalmente señalada como participante en el ataque informático que lleva desangrando a la productora Sony Pictures desde hace un mes. Hasta el propio Obama comentó la cuestión y prometió una respuesta equivalente al ataque, y todo pese a que el FBI no había aportado pruebas muy consistentes de la participación de Corea del Norte. Desde este fin de semana, el país asiático está sufriendo una serie de persistentes cortes en Internet a nivel nacional.

Mientras tanto, la supuesta causa de todo el ataque, que era la película The Interview, ha pasado de ser poco menos que un film maldito, a disfrutar de una improvisada campaña de marketing en la que hasta el propio Obama se congratula de su estreno a mayor gloria de la libertad de expresión. Los hackers, por supuesto, no dicen nada del estreno de la comedia que supuestamente tanto les ofendía. Los cabos sueltos son tantos y tan raros que Internet ha explotado en una supernova de teorías. Estas son algunas de ellas:

Corea del Norte sí /no está tras el ataque

El FBI asegura que Corea del Norte es la responsable del ataque a Sony, pero aparte de coincidencias en el malware utilizado y en las direcciones IP (Nada de eso es concluyente) no hay pruebas irrefutables de la participación del régimen de Kim Yong Un. Actualmente, hay tantos indicios de la participación del reclusivo país asiático como de su no participación. Hasta que se descubran más pruebas, cualquier cosa que se diga es pura especulación.

Es todo una campaña viral elaborada por Sony

Si lo es, es merecedora de varios premios a la academia, porque ha logrado involucrar al mismísimo Obama como jefe de protocolo. No, ninguna compañía se somete al ridículo de filtrar abundante información confidencial (desde correos electrónicos bastante embarazosos a vídeos de películas sin estrenar) solo para promocionar una película. No es tanto una cuestión del dinero que ha perdido con el ataque (buena parte lo recupera con el seguro contra ataques informáticos que contrató en abril de este año). Es más una cuestión de reputación e imagen pública, y la de Sony se ha visto severamente dañada.

Es un ataque convertido en campaña viral

El ataque a Sony es real, pero en algún momento la compañía decidió utilizarlo para promocionar The Interview después de una mala primera recepción de la crítica. Para ello, inventó el grupo de hackers conocido como Guardians of Peace y sus reivindicaciones relativas al film. Tendría sentido a tenor de las extrañas comunicaciones de los atacantes, que de amenazar de muerte a Sony, casi pasan a felicitarla y dar el asunto por zanjado. Sin embargo, el grupo sí que existía antes del ataque. Según la firma de seguridad Intelcrawler, se les atribuye conexiones con otros grupos de hackers como Lizard Squad.

Sony pagó a Corea del Norte por el ataque

Rizando el rizo. Sony en realidad está asociada con Corea del Norte y juntos planearon el ataque a sus propios servidores para promocionar una mala película. Si esto no da para un guión de Hollywood, que baje Sony y lo vea.

Estados Unidos ha tumbado Internet en Corea del Norte

Lo cierto es que resulta muy sospechoso que pocos días después de que Obama prometa una respuesta, todo el Internet en Corea del Norte se venga abajo. Los problemas en la red del país continúan, y el estrés de las conexiones sugiere un ataque DDoS. Hasta que se demuestre lo contrario, podría ser simplemente un fallo técnico más grave de lo normal. Si se trata de un ataque, también podría provenir de cualquier otro grupo. La infraestructura norcoreana es pequeña y es un objetivo incluso al alcance de un grupo de hackers lo bastante grande.

Las motivaciones para este nuevo ataque ya son más difusas, pero en un medio, Internet, donde se puede llegar a desviar un vuelo por pura diversión todo es posible. Ante la posibilidad de que nunca lleguemos a conocer toda la verdad sobre el caso Sony Pictures, os invitamos a aportar vuestra propia teoría. De momento es tan válida como cualquier otra.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)