Foto: Meir Roth

El agua es tan necesaria para la vida que las señales que nos envía el cerebro cuando tenemos sed son especialmente urgentes. En otras palabras, cuando tenemos muchísima sed, el cuerpo nos pide beber mucha agua. Sin embargo, hacerlo a grandes tragos es un error.

La sed es un indicador de que estamos deshidratados, pero beber toda una botella de agua del tirón no va ayudarnos a recuperar fluidos más rápido. Más bien al contrario. En estos casos se aplica esa popular frase atribuida a Napoleón y a Fernando VII (su origen no está claro) que dice: Vísteme despacio que tengo prisa.

Advertisement

El cirujano gastrointestinal Leonard Smith explica a Mel Magazine por qué beber grandes cantidades de agua en poco tiempo no es buena idea. En esencia, el problema está en que los riñones la procesan más rápido y se va por el retrete antes de que pueda hidratarnos:

Si bebes muy rápido, corres el riesgo de que el agua se diluya demasiado rápido en la sangre, lo que hace que la excreción de agua en los riñones se acelere.

¿Qué hacer entonces? Idealmente, deberíamos mantenernos siempre hidratados bebiendo pequeñas cantidades de agua a lo largo de todo el día. La cantidad diaria depende mucho de la edad, el peso corporal, el sexo, la temperatura ambiental y la cantidad de líquidos que ingiramos en la dieta. Generalmente se recomienda beber alrededor de dos litros diarios, pero no es una cifra científica, sino una recomendación general.

La cuestión es ¿qué hacemos para rehidratarnos correctamente si hemos pasado demasiado tiempo sin beber? La respuesta es beber agua a pequeños tragos de unos 60 o 70 centilitros espaciados unos minutos entre trago y trago. Por dar un ejemplo más visual, una botella de medio litro de agua debería de durarnos unos 7 u 8 tragos espaciados, no desaparecer por nuestra garganta en un único y desesperado trago.

En cuanto a la cantidad, más de tres litros y medio de agua en el plazo de una hora ya son suficientes como para desencadenar síntomas de hiponatremia (intoxicación por agua). Se considera que el agua puede ser letal a partir de los 6,7 litros en ese tiempo, pero depende mucho de la persona. Hasta con el agua hay que moderarse. [vía Mel Magazine]

Advertisement