Un hombre de 20 años convirtió su Honda Civic en un montón de chatarra mientras se grababa al volante y lo retransmitía en directo a través de Facebook Live. En el vídeo se le puede ver superando los 180 km/h mientras esquiva a otros coches y tararea canciones mirando a la cámara.

Advertisement

La retransmisión termina justo cuando empieza a perder el control. Después el coche hizo un trompo, chocó contra un camión de basura y fue a dar contra la barrera de hormigón. Los servicios de emergencia tuvieron que usar las herramientas hidráulicas de rescate para sacarlo. El hombre sobrevivió al accidente, pero se encuentra ingresado en estado crítico.

La policía no detectó ningún signo de embriaguez. Eso sí, en el vídeo se aprecian altas dosis de estupidez. Ni siquiera lleva puesto el cinturón:

Esto ocurrió en Pawtucket (Rhode Island), pero no es un caso aislado. Del mismo modo que este hombre presume de velocímetro en Facebook, en 2015 una chica se grababa a 180 km/h con el filtro de velocidad de Snapchat cuando chocó contra un conductor de Uber, causándole daño cerebral.

Usar el teléfono mientras conduces es una idea estúpida y muy peligrosa, sin importar la velocidad a la que vayas (a 40 km/h puedes matar a un peatón). La situación es preocupante: en el caso de Estados unidos, los accidentes de tráfico se han disparado a niveles de hace 50 años por culpa del móvil. Este es el tipo de comportamiento que va a hacer ilegal la conducción humana cuando lleguen los robots. [Turnto10News]