Hemos dado enormes pasos en la exploración del espacio. Hace sólo unas semanas, sin ir más lejos, pusimos la primera sonda humana sobre un cometa, un disparo preciso con diez años de travesía. No es descabellado pensar que algún día seremos capaces de establecer una base permanente en la Luna y, con ella, abrir la puerta a la extracción de recursos de nuestro satélite.Minería lunar, ¿qué puede salir mal?

La idea está arraigada desde hace tiempo en la ciencia ficción. Pero, ¿tiene sentido desde el punto de vista económico? El Foro Económico Mundial se pregunta hoy lo mismo en un post escrito en su blog por el profesor Ian Crawford.

Advertisement

La respuesta es más compleja de lo que parece pero puede resumirse en dos puntos. Lo más probable es que no tenga sentido realizar labores de minería en la Luna para enviar materiales a la Tierra. El coste de extraer esos mismos recursos en nuestro planeta será siempre mucho menor, salvo que hablemos de ciertos materiales concretos, como el platino.

Pero la Luna tiene suficientes recursos propios como para que sea interesante explotarla con otros fines. Por ejemplo, sería una fuente fantástica de aluminio y titanio para crear estaciones espaciales o satélites en órbita. El coste de enviar una tonelada de material al espacio desde la Tierra siempre será mucho mayor que hacerlo desde la Luna. El silicio, para usar en paneles solares también puede extraerse con facilidad. Podría convertirse fácilmente en el trampolín que la humanidad necesita para explorar el sistema solar.

La Luna tiene suficientes recursos, además, como para sostener una colonia propia y éste es uno de los primeros pasos que habría que dar. A pesar de llevar 40 años estudiando nuestro satélite de cerca aún desconocemos muchos detalles de su composición. Una misión permanente nos permitiría evaluar mucho mejor las posibilidades de explotación. [vía World Economic Forum]

Recreación de base lunar: ESA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)