La mal llamada “Viagra femenina” fue aprobada ayer en Estados Unidos después de dos rechazos consecutivos. ¿Dejará de estar envuelta en dudas y polémica? Todo indica que no. Repasamos las lagunas y las principales dudas en torno al medicamento.

¿Qué es la Viagra femenina?

La Flibanserina es un fármaco que se estudiaba como antidepresivo hasta que los laboratorios alemanes Boehringer Ingelheim descubrieron que aumentaba el líbido de las mujeres. No es un tratamiento hormonal sino que actúa directamente sobre los receptores 5-HT1A y 5-HT2A del sistema nervioso, que —entre muchas otras cosas— regulan los neurotransmisores de la excitación. Está especialmente indicado para las mujeres en la premenopausia.

¿Qué diferencias hay con la Viagra masculina?

La Flibanserina no tiene nada que ver con el Sildenafilo, conocido por su nombre comercial Viagra. Es muy fácil entender la diferencia: mientras que la verdadera Viagra trata la impotencia de los hombres, vasodilatando el interior del pene para incrementar el flujo sanguíneo, la Flibanserina actúa directamente en el cerebro para intentar aumentar el deseo sexual de las mujeres. Uno trata la impotencia y el otro la libido; o como dice nuestro compañero Javier Jiménez, uno se encarga del hardware y el otro del software. Además, la Viagra se toma justo antes de tener relaciones sexuales y la Filbanserina se debe tomar a diario.

Entonces, ¿por qué se le llama Viagra femenina?

Viagra es una marca tremendamente popular y un éxito comercial para la farmacéutica Pfizer. Por un lado, los medios llaman “Viagra femenina” a la Flibanserina por inercia, y por otro, es posible que Boehringer Ingelheim tenga intereses comerciales en que se la conozca así. Pero no, no es Viagra y deberíamos dejar de llamarla así.

¿Funciona realmente?

Ésa es la gran polémica. No funciona tan bien como podríamos pensar. En los ensayos de la FDA (la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos), los pacientes experimentaron entre 0,5 y 1 encuentros sexuales más al mes con respecto a su media de antes del tratamiento (3-4). Y sólo entre un 8 y un 13% de las mujeres notaron una “gran mejora”.

¿Tiene efectos secundarios?

Sí: según los resultados de los ensayos, puede causar somnolencia, mareos y desmayos, especialmente si se combina con alcohol. Considerando estos riesgos y teniendo en cuenta que es un fármaco que se debe tomar a diario, uno se pregunta si valen la pena los beneficios.

¿Y por qué se ha aprobado?

Un sector de la prensa en Estados Unidos cree que el fármaco no se habría sido aprobado de no ser por la presión política que ejercieron algunas agrupaciones feministas: ¿por qué no hay una alternativa femenina para la Viagra? La realidad es que tampoco hay una alternativa masculina para la Flibanserina, es decir, un fármaco que trate la libido de los hombres. En el trasfondo de todo están realmente los intereses de la farmacéutica.

Advertisement

Es muy complicado conseguir un tratamiento eficaz para el deseo sexual de las mujeres. La inapetencia puede estar relacionada con múltiples factores: problemas con sus parejas, estrés... Por eso la Flibanserina sólo funcionará en algunos casos y es importante que las mujeres conozcan lo que están comprando.

Imágenes: Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)