Primer contacto con el Galaxy S4S

¿Cuerpo de plástico otra vez? ¿Por qué? Es la pregunta que muchos se hacían al descubrir el el Galaxy S4 repetiría el cuerpo de policarbonato del Galaxy S III. Sí, el metal queda más elegante, no hay duda, pero la sensación del nuevo Galaxy S4 en la mano no es para nada mala y, de hecho, parece más seguro y firme al tacto que su antecesor.

Después del evento de presentación en Gizmodo tuvimos la oportunidad de probar brevemente el nuevo terminal. Samsung tiene sin duda un teléfono atractivo entre manos. El S III fue el terminal Android más vendido del mundo y es bastante probable que el S4 herede el título a lo largo de 2013.

Está bien construido y es increíblemente potente. Moverse entre los diferentes menús, abrir aplicaciones… todo resulta prácticamente instantáneo. La interfaz de Samsung, eso sí, empieza a quedarse un poco anticuada, sobre todo ahora que la versión básica de Android ha avanzado tanto en diseño.

Un detalle curioso es que Samsung ha mantenido el botón físico en el dispositivo, a pesar de que algunos rumores parecían sugerir que lo acabaría eliminando por completo (la gama Nexus de Google ya lo hace). La cámara trasera responde bien en buenas condiciones de luz y es sorprendente la velocidad de disparo en modo ráfaga, prueba también de la enorme capacidad de proceso del teléfono. La frontal, de dos megapíxeles, también arroja muy buenos resultados a la hora de hacer videoconfernecias.

Ahora bien, hasta el mes de abril, cuando el teléfono salga a la venta, es difícil hacer un juicio sobre el teléfono. La mayor ventaja del S4 frente a la competencia no está en el hardware o en el aspecto (el diseño del HTC One, por ejemplo, es bastante más sólido y atractivo, puedes ver debajo las comparaciones) sino en los servicios que Samsung ha implementado, y en la zona de demostración era difícil probar muchos de ellos por la iluminación y el ruido ambiente.

Un detalle interesante es el giro que samsung ha realizado hacia el campo de la salud y el bienestar, creando una aplicación específica que se conocerá como S-Health. En combinación con los sensores presentes en el dispositivo convierte al teléfono en una especie de "Fitbit", capaz de medir nuestro índice de actividad diaria. Será interesante ver cómo evoluciona en un futuro próximo.

Primer contacto con el Galaxy S4S

Primer contacto con el Galaxy S4S

Primer contacto con el Galaxy S4S

Primer contacto con el Galaxy S4S

Primer contacto con el Galaxy S4S

Primer contacto con el Galaxy S4S