Starbound es una de esas rarezas que tiene muchas papeletas para convertirse en un fenómeno de masas. En apariencia, esta creación del estudio Indie Chucklefish parece un plataformas escapado de alguna recreativa de los 80. La realidad es que es un juego realmente complejo y capaz de crear infinitos planetas sobre la marcha.

StarBound combina elementos de exploración, con recolección de recursos, construcción, y posibilidades de mejora de personaje como en los juegos de rol. Resulta difícil definirlo, pero es algo parecido a juntar Minecraft y World of Warcraft en un entorno bidimensional.

Otra de las particularidades es que el juego integra un algoritmo bastante complejo que genera mundos aleatorios con diferentes materiales, terreno, criaturas, gravedad, ciclos de día y noche... No es sólo una diferencia estética. Hasta el comportamiento y dureza de los enemigos varía. Cada mundo es único, pero varios jugadores pueden jugar simultáneamente en uno de estos planetas si comparten sus coordenadas.

Advertisement

Os dejamos con el primer trailer oficial de Starbound, que explica mucho mejor la sutil magia de este juego que acaba de entrar en beta hoy mismo. [Starbound]