Imagen: Patrick Keeling / UBC

Mide cien veces menos que la cabeza de un alfiler y es casi transparente. Quizá por eso, a pesar de ser una de las criaturas más prolíficas del océano, no había sido capturada ni observada directamente en la naturaleza. Hasta ahora.

Más de una década después de su descubrimiento, un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia Británica ha conseguido caracterizar y fotografiar diez especies de la familia Diplonemidae. Estudios recientes habían demostrado que son los protozoos más abundantes del mar: dado su tamaño microscópico y su enorme nicho ecológico, seguramente haya billones en todo el planeta.

Advertisement

Advertisement

“Cuando un microbio es tan abundante, es probable que desempeñe un papel muy importante en el ecosistema”, explica Patrick Keeling , líder de la investigación, en un comunicado. Los diplonémidos marinos tienen un metabolismo muy activo y se alimentan de algas y otros organismos diminutos para saciar su intenso apetito. Eso significa que son uno de los depredadores más prolíficos que existen. “Es como descubrir leones después de haber visto gacelas, antílopes y cebras durante tantos años”. [Current Biology vía Phys]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.