¿Teclado físico o virtual? Esa es la primera pregunta que se tendrá que hacer quienes decidan apostar por la nueva plataforma de Blackberry. Curiosamente aquí, en el evento de presentación, la cola para probar las Q10 -las que tienen teclado- es mayor, aunque se debe sobre todo a que hay menos unidades disponibles. Está claro que Z10 es el modelo preferido de Blackberry, el buque insignia, pero ¿qué tal se porta?

Acostumbrado a plataformas como iOS o Android es fácil sentirse un poco perdido al principio. La interfaz del nuevo Blackberry 10 no tiene un botón que te lleve directamente al inicio o a una pantalla principal. En su lugar hay tres "gestos" con los que acceder a las diferentes funciones.

Advertisement

Al deslizar el pulgar desde la parte baja de la pantalla, por ejemplo, se accede a la vista de multitarea y aplicaciones. Al deslizarlo de izquierda a derecha desde un lateral se puede saber si hay notificaciones o ver otra aplicación en ejecución y al deslizarlo desde la parte superior un menú rápido de funciones de antena, WiFi, etc.

Esta nueva forma de navegar funciona mejor en la Z10 que en la Q10 porque al fin y al cabo la Z10 tiene una mayor superficie de pantalla. 

¿Que hay del teclado? RIM (perdón, ¡Blackberry!) ha dado con algo bueno aquí. Sin duda. Entiendo que haya una parte de los usuarios que prefiera un teclado físico pero para la inmensa mayoría el teclado virtual de la Z10 es mejor solución. Está a años luz de los de iOS o Android, incluso de terceras soluciones como Swype.

Advertisement

A los pocos minutos de usarlo lo único que piensas es  que el resto de las compañías tienen todavía mucho trabajo por hacer. En el caso de Q10 el teclado se comporta evidentemente de forma distinta pero también sugiere palabras en base a lo escrito y detecta idiomas de forma automática. El problema es que estas sugerencias se llevan más espacio de una pantalla que ya resulta pequeña de por si.

La cámara de los dispositivos es más que correcta pero la calidad es la que cabe esperar de la mayoría de los teléfonos avanzados de gama alta del mercado hoy en día, no hay milagros en este departamento. El time-shift fotográfico, que permite seleccionar diferentes expresiones faciales, por ejemplo, puede ser útil en ciertos momentos pero en general no resulta una función imprescindible.

Al final Z10 y Q10 hacen bien lo que Blackberry sabe hacer bien: integran de una forma muy profesional muchos de los elementos de agenda, correo y calendario. Tienen inteligentes atajos que pueden ahorrar tiempo a los usuarios más avanzados y algunas aplicaciones bien pensadas, como la nueva Blackberry Remember, una mezcla de Outlook y Evernote que es sencillamente fantástica para cualquier usuario profesional. Pero para ambos hay, también, una curva de aprendizaje. Tanto para los que vienen de plataformas rivales como para los que salten desde versiones anteriores de Blackberry.