Todas las imágenes: Alex Cranz/Gizmodo.

El módulo de la cámara de Face ID en el iPhone X ha recibido mucha más atención por parte de los medios de la que podría haber deseado Apple. La tecnología de seguridad basada en el reconocimiento facial es la característica que nos fascinó a todos durante la conferencia de Tim Cook y sus amigos, y después se le ha culpado en repetidas ocasiones de ser la razón por la que se “retrasaría” el iPhone X. Así que, ¿cómo funciona?

Ayer recogí una unidad para reseñas del iPhone X en Apple, y lo primero que hice (lo primero que quería hacer, en realidad) fue probar Face ID. Su mejor cámara y su hermosa pantalla también son características muy importantes, pero ninguno de sus componentes es más relevante para su éxito a largo plazo como lo es Face ID. Este es el futuro de la seguridad biométrica para Apple, y si la compañía se equivocó y resulta que un sensor barato en el botón Home es una mejor solución que un sensor en la pantalla, entonces lo que ha hecho Apple es construir su propia versión del Galaxy S8.

Advertisement

Eso no puede suceder. La mayor fuerza de Apple no está en su hardware, sino en tener la interfaz de usuario más amigable de todas y una de las mejores experiencias generales en un smartphone hoy en día. El nuevo módulo de Face ID debería permitirte acceder a tu móvil simplemente con mirarlo, ¿pero de verdad eso es más fácil que usar un lector de huellas?

Debo mencionar que se supone que Face ID hace al móvil más seguro. Touch ID es, en definitiva, bueno, pero siempre ha sido víctima de intentos de burlarlo. Nasir Memon, director de la New York University Tandon School of Engineering explicó a Gizmodo a inicios de año que Touch ID en realidad toma muchas fotos pequeñas de la huella dactilar de una persona. “Lo que hace en realidad es capturar imágenes de porciones muy pequeñas de la huella dactilar”, comentó.

Según Apple, eso significa que hay una posibilidad de 1 en 50.000 de que un extraño pueda acceder a tu móvil mediante Touch ID. Con Face ID, Apple dice que existe una posibilidad de 1 en 1 millón (aunque ese número disminuye si tienes un gemelo idéntico o un familiar con rasgos muy similares a los tuyos).

Configurar Face ID es tan sencillo como mirar a la cámara y girar tu cabeza.

Sin embargo, el sistema necesita ver tu rostro completo para funcionar, y a medida que el invierno se acerca podríamos encontrarnos con ciertos problemas para esta nueva tecnología. Tanto Touch ID como Face ID requieren que te quites los guantes, pero como pude notar en mis pruebas, Face ID también exige que te quites la bufanda que tapa tu nariz o el sombrero que cubre tu rostro hasta las cejas. De hecho, a pesar de todo lo que presume Apple de esta tecnología, en algunas situaciones Face ID se siente muy poco práctico. No puedo desbloquear el móvil cuando todavía se encuentra en mi bolsillo, y dado que tienes que deslizar el dedo hacia arriba en la pantalla, se siente como que necesitas tomar un paso adicional para desbloquear el iPhone X.

Advertisement

En la práctica, Face ID funciona de forma perfecta en la mayoría de ocasiones. Ni siquiera debo pensar al respecto, solo coloco el móvil frente a mi rostro y deslizo el dedo. No es necesario presionar ningún botón ni colocar tu dedo en ningún sensor. El pequeño icono de candado en la parte superior de la pantalla desaparece y ya estoy dentro. Algo que me pareció muy interesante es que incluso puedes desbloquear el móvil haciendo caras graciosas y monerías, y debo admitir que me parece algo divertidísimo.

Además, funciona muy bien en situaciones en las que esperaría que un sistema de reconocimiento facial fallara. Por ejemplo, funciona a la perfección al intentar desbloquear el iPhone en una habitación completamente a oscuras o cuando me quito las gafas.

Eso sí, es importante hablar acerca de las gafas. Solo he tenido el iPhone X durante una tarde hasta ahora, y le ha tomado todo ese tiempo a Face ID entender lo que son esos marcos de plástico que se encuentran frente a mi rostro. Después de la configuración inicial de Face ID, en la que rotas tu cabeza de un lado a otro mientras miras a la cámara, le toma cierto tiempo a la tecnología conocer tus características, y se hace más inteligente mientras más la usas. Eso significa que la primera vez que intentes desbloquear tu móvil en una habitación oscura o usando gafas puede que falle, pero después de que lo hagas un par de docenas de veces, ya te conocerá a la perfección. Según Apple, incluso funcionará cuando tengas una barba enorme.

Sin embargo, todavía queda mucho más que probar de este móvil antes de tener una conclusión.