Es hasta cierto punto comprensible que Taylor Swift no quiera estar en Spotify. A la cantante las cuentas le salen redondas incluso sin el servicio de streaming. Pero hay un artista dispuesto a dar un paso más allá. Se trata de Prince, que ha decidido abandonar todas las redes sociales y YouTube como plataforma de distribución de música.

El cantante antes conocido como el cantante antes conocido como Prince nunca ha sido un entusiasta de la red. Solo se unió a Facebook a principios de este año y tenía una única cuenta en Twitter, lanzada como parte de la campaña de promoción de su último LP - grabado junto al grupo 3rd Eye Girl- Plectrumelectrum. Ambas cuentas se cerraron ayer sin aviso previo.

Advertisement

Más sorprendente es el caso de YouTube, una plataforma a la que cada vez recurren más artistas para promocionar su trabajo. En su canal sólo quedan tres vídeos: una entrevista y el single y making of de Breakfast Can Wait. El resto se ha evaporado sin explicación. [vía NME]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)