Imágenes: Michael Nunez / Gizmodo

El diseño de los smartphones no es tan interesante como solía ser. La mayoría de los teléfonos de alta gama son básicamente sofisticadas láminas de metal con pantallas espectaculares que te hacen musitar “ahhh”. El LG G6 viene a resolver eso, más o menos.

El año pasado, LG lanzó el G5, un ambicioso desastre en forma de teléfono con Android que destacaba principalmente por su característica estrella, una “ranura mágica” que te permitía conectar accesorios modulares como cámaras y altavoces. La tecnología estaba pobremente diseñada, pero lo peor es que a nadie pareció importarle el hecho de que los módulos estuviesen ahí, para empezar.

Advertisement

Con el nuevo G6, LG aprieta el botón de reset y prueba con algo totalmente nuevo, algo que, como suele ocurrir, significa volver de vuelta a los orígenes. Esa ranura mágica ha desaparecido por completo. De hecho, al menos basándome en mis impresiones hasta ahora con el teléfono, es sorprendente lo práctico que resulta el nuevo diseño comparado con lo aparatoso de la ranura. Es difícil afirmar que este teléfono proviene de la misma línea de diseño que el G5.

Hay dos características importantes que se aprecian al instante. La primera es que la pantalla tiene un ratio de 18:9, el primer teléfono contemporáneo que lo usa. Aunque es solo un poquito más elevado que el ratio 16:9 que llevan la mayoría de teléfonos, es algo de lo que te das cuenta prácticamente al instante.

Advertisement

Advertisement

El nuevo formato esencialmente te permite ver más de la pantalla mientras tienes el teléfono en modo apaisado y además disfrutar cierto tipo de contenido audiovisual reciente (como la serie de Netflix Stranger Things, que fue filmada en formato 18:9). También ayuda con la multitarea. LG ha hecho un buen trabajo dividiendo la pantalla para muchas de sus aplicaciones por defecto. La aplicación de cámara, por ejemplo, divide la pantalla en dos cuadrados perfectos. El superior sirve como visor al tiempo que el inferior muestra la última foto tomada. Otras aplicaciones como el Calendario y el Email también han sido rediseñadas para aprovechar el nuevo formato en apaisado al dividir la pantalla en dos. El punto de todo estos normalmente es hacer más sencilla la exploración mientas el teléfono se encuentra en apaisado. Con todo, no mejoró mi experiencia lo suficiente como para querer utilizarlo así todo el rato.

El G6 viene equipado con una resolución algo inusual de 2880x1400 en una pantalla OLED. Si la resolución es ligeramente diferente es por el intento de abrazar el formato 18:9. Dicho eso, la pantalla es simplemente igual a la de la mayoría de teléfonos de alta gama no-iPhones del mercado.

Otro aspecto que llama inmediatamente la atención es lo increíblemente pequeños que son los biseles por todos los lados. El G6 no tiene botones físicos, más allá de los de volumen en los laterales. Es literalmente una lámina de cristal y metal. Supongo que intentan alejarse del desastre del año pasado con este enfoque mucho más razonable.

El teléfono no se siente muy premium o lujoso, es quizá demasiado grueso para ello. Tiene 7,9 milímetros comparado con el iPhone 7 plus que se queda en 7,3. Es, eso sí, más delgado que el Google Pixel así que después de todo no es la opción más voluminosa.

Advertisement

Advertisement

Para mi sorpresa, lo sentí como algo que podría usar en mi día a día, pese al grosor. El cuerpo de aluminio es robusto, aunque también notablemente más grueso que mi iPhone cuando lo sostengo en la mano. La parte trasera del teléfono es prácticamente idéntica al modelo del año pasado, y eso tiene sentido porque es una de las pocas cosas del G5 que no merecía la pena tocar.

Sobre el papel, sin embargo, parece que LG ha dado marcha atrás con algunas de las capacidades del teléfono. El G6 utiliza una cámara de 13 megapixeles, un pequeño retroceso si comparamos con los 16 megapixeles del G5. LG también ha decidido traer su cámara gran angular tanto en el frontal como en la trasera, y eso permite realizar algunos trucos interesantes con la cámara. Hay otras características algo accesorias con la cámara, como combinar dos mitades de una foto en una sola imagen. La realidad es que la mayoría de esos “nuevos” trucos han estado disponibles durante años en aplicaciones de terceros.

Focal normal
Gran angular

Otro detalle que los fanáticos de las cámaras apreciarán es lo mucho que ha mejorado la toma de selfies. El G6 tiene una cámara frontal de 5 megapixeles capaz de disparar en normal o con un ángulo de 100º. La calidad me pareció estupenda durante mis pruebas aunque que me quedó claro que es algo que necesita ser estudiado a fondo. Debe apreciarse también que las cámaras de LG siempre nos han parecido bastante decentes y que tenemos grandes esperanzas con este teléfono a juzgar por nuestra breve toma de contacto.

Advertisement

Advertisement

Hay otras actualizaciones de software, como la nueva interfaz de usuario creada específicamente para la relación de aspecto 18:9 llamada UX 6.0. El agresivo rediseño se basa en gran medida en el sistema operativo Android de Google, pero resultará familiar a cualquiera que haya usado un teléfono de LG anterior. Es una versión sencilla de lo que LG había hecho el año pasado, pero es seguro decir que no es tan buena como un Android puro.

La nueva interfaz de usuario también incluye algunos cambios en aplicaciones preinstaladas de LG, como el calendario o el cliente de correo electrónico, que aprovechan la gran pantalla del teléfono. Cuando estás usando las aplicaciones predeterminadas, normalmente la pantalla se corta justo a la mitad, formando dos cuadrados perfectos. Es una interfaz limpia y algo que LG quiere que la gente experimente en todas las aplicaciones predeterminadas del teléfono. Es sin duda algo diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, pero no tan radical como asegura LG.

El LG G6 es también el primer gran smartphone que llega con Google Assistant, aparte del Google Pixel. No diría que es de por sí un motivo para comprar el teléfono, ya que el ayudante de Google muy probablemente estará disponible en otros teléfonos en el futuro próximo. Tampoco es tan útil, en cualquier caso.

Advertisement

Las tripas del LG G6 están tan cargadas como cabe esperar de un buque insignia con Android. Cuenta con un Snapdragon 821, 4 GB de RAM, una ranura para microSD que sale por el lado, una batería no extraíble de 3200 mAh y certificación IP68 de resistencia al agua, lo que significa que puede sumergirse en líquido hasta un metro de profundidad. Las especificaciones técnicas son casi el estándar de un teléfono premium.

Advertisement

En definitiva: ¿es el G6 lo suficientemente atractivo como para salvar la división de móviles de LG? El camino de vuelta a la relevancia es extremadamente duro, puesto que LG se enfrenta a una competencia feliz. Está, por supuesto, el futuro Samsung Galaxy S8, en el que tenemos puestas muchas esperanzas. Y luego está el Google Pixel, que aunque un buen teléfono Android deja espacio para mejorar.

Basado en nuestras primeras impresiones, el LG G6 se siente ligeramente mejor que el Pixel debido a las capacidades de su cámara, su cuerpo de aluminio pulido y su cuerpo ligeramente más delgado. Si esto suficiente para atraer a los usuarios de otros teléfonos Android, está por verse. Como siempre, vamos a investigar más a fondo en nuestro análisis oficial después de pasar unas semanas con él.