Apple pasó un buen rato explicando por qué el iPhone 7 es la mejor versión del teléfono hasta la fecha. Es en el fondo solo una forma de decir que el diseño de este móvil se asemeja bastante al del año pasado. Y así es: aparte de un acabado parcialmente diferente para el modelo “Jet Black” (¡brillante!), el rediseño en las líneas de su antena y la apocalíptica ausencia del puerto para auriculares, el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus se asemejan mucho a sus predecesores.

En cierto modo tiene sentido. Durante la última década el diseño de Apple ha mejorado y cambiado bastante, así que cabría esperar que se mantuviese similar por una temporada. La necesidad de cambios radicales en su aspecto ha desaparecido a medida que han logrado acercarse cada vez más a lo que la gente de verdad quiere.

Dicho eso, a diferencia de sus pequeños y sutiles cambios en el exterior, el iPhone 7 cuenta con grandes novedades en el interior que robarán la atención de muchos. No todo son las apariencias.

Advertisement

El botón Home ya no es un botón, y usarlo es extraño

Durante semanas escuchamos rumores de que Apple mataría el botón Home en esta generación. Por ahora ahí sigue, aunque no en la misma forma de siempre. Ahora es un componente sólido que no puede moverse de ninguna forma. En el iPhone 7 el botón Home funciona gracias a un motor táptico, lo cual da una respuesta en forma de vibración que se asemeja bastante a la sensación del 3D Touch en la pantalla del iPhone 6s.

Al presionar sobre el botón por primera vez quedé muy sorprendida con la respuesta inmediata que recibí mediante una vibración. La buena noticia es que aunque ya no se trata de un botón que puedas presionar, este tipo de respuesta lo hace sentir igual y no notarás casi la diferencia.

La mala noticia es que... bueno, el botón vibra. Lo cual es bastante diferente a la pequeña respuesta que obtienes en un iPhone actual cuando usas el sensor de TouchID. Se siente mucho más fuerte.

El representante de Apple que me hizo la demostración del nuevo botón Home me dijo que le tomó algunos minutos acostumbrarse a la sensación de vibración. Creo que a algunos usuarios les podría tomar aún más tiempo, simplemente porque el hecho de acostumbrarte a sentir algo vibrando debajo de tu dedo después de años con clicks en lugar de vibraciones es una experiencia algo peculiar.

Afortunadamente, puedes ajustar la sensibilidad del botón Home y aparentemente en el futuro podremos personalizarlo aún más. La sensibilidad está configurada en “nivel 2” por defecto, pero puedes elegir que haga falta hacer más presión para cada toque. Personalmente, creo que la opción del nivel 1 era la mejor, porque solo necesita de un toque bastante suave para apretar el botón.

Si no estás conforme con la nueva vibración del botón, ten en cuenta que deshacerse de partes que se mueven en el terminal trae consigo algunas ventajas. Por ejemplo, no tendrás que preocuparte jamás porque se te quede pegado el botón Home, o porque se rompa.

Aún mejor: esto quiere decir que el móvil es resistente al agua. Todo aquel que haya dejado caer su iPhone en un charco (o, por supuesto, en un inodoro) y después lo metió en un envase lleno de arroz, sabrá por experiencia propia que esto es una gran mejora. Obviamente, el iPhone no es el primer móvil resistente al agua o al polvo. Samsung, Sony y otros han lanzado smartphones con esta capacidad durante los últimos años. A Apple le tomó más tiempo llegar aquí, pero finalmente lo han hecho.

La nueva cámara tiene el potencial para ser increíble

Imagen: Christina Warren/Gizmodo

La funcionalidad más sonada, por mucho, en el nuevo iPhone 7 y iPhone 7 Plus es el nuevo sistema de cámara. En general, el sistema de cámara en ambos teléfonos ha sido rediseñado para funcionar mejor en baja luminosidad y para capturar colores de manera más precisa y con mejor enfoque.

La verdadera innovación en las cámaras, con todo, es el nuevo sistema de doble lente que está únicamente disponible para el iPhone 7 Plus. Apple ha incorporado dos cámaras de 12 megapixeles en la trasera del dispositivo para que funcionen en armonía. Puede que eso lo convierta en el dispositivo móvil con la mejor cámara jamás fabricada.

La clave en realidad es que el sistema dual de cámaras no es exactamente el mismo para cada lente. Una de ellas es la misma de 28 milímetros que ya existe en la trasera del iPhone 7. La otra es una nueva lente “teleobjetivo” de 56 mm. Esto quiere decir que, alternando entre una cámara y otra consigues acceder a un zoom 2x óptico cuya calidad se aleja de los borrosos zooms digitales que a menudo arruinan tus fotos.

Por defecto, y como siempre, vas a estar usando la lente de 28 mm, pero con solo apretar un nuevo botón de la interfaz de la cámara que reza “1x” cambias automáticamente al modo 2x que muestra la cámara con más zoom.

Puedes usar el zoom digital hasta 10x. El zoom digital de 10x sigue luciendo como la mayoría de zooms digitales, terrible, aunque en mis breves pruebas tenía sin lugar a dudas mucho menos ruido que la mayoría, precisamente por la acción colateral de la lente 2x. Me quedé francamente impresionada con la calidad de la imagen en un zoom intermedio, 5x. Todavía puede apreciarse el grano en la imagen, sin contar con que la distorsión y la pixelación en los bordes siguen ahí, pero es mucho menos visible de lo habitual.

Imagen: Dan Rubin

Por desgracia, el truco más espectacular que Apple se ha sacado de la manga con la cámara del iPhone 7 Plus no está listo aún. Su modo con la profundidad de campo activada básicamente utiliza las dos cámaras para capturar fotografías con un efecto bokeh (fondo desenfadado) que luce genial. Básicamente, la cámara capturará lo que tengamos delante con la lente “teleobjetivo” 2x y utilizará la normal para desenfocar el fondo y conseguir el efecto. Es una funcionalidad que no estará disponible hasta dentro de unos meses pero las muestras de ejemplo que vi ofrecían resultados muy buenos. Y lo que es más importante, Apple está abriendo está funcionalidad a los desarrolladores para que la aprovechen al máximo.

Utilizo una Sony RX100 MkIV como mi cámara de bolsillo para el día a día. Aunque estoy seguro que tomará mejores fotos (y tiene más zoom) que el iPhone 7 Plus, no estoy muy segura de que la diferencia merezca la pena en esas ocasiones en las que no quiero llevar esa (diminuta) cámara conmigo.

Conclusión: es lo mismo pero no es lo mismo

Sobra decir que los nuevos modelos de iPhone son con poco margen de duda los mejores iPhones jamás fabricados. Apple podría haber introducido cambios mucho menores y aún así millones de personas lo habrían comprado antes de acabar el año. Es interesante ver como Apple sigue sin embargo intentando hacer las cosas de manera diferente y haciendo que la tecnología móvil avance.

Sí, puede que ese botón de inicio acabe por irritarnos terriblemente, y puede que la cámara no cumpla con las expectativas depositadas sobre ella por Apple pero aunque todavía hemos tenido la oportunidad de probar a fondo el teléfono (esa reseña llegará en los próximos días) está claro que el nuevo iPhone 7 esconde ideas muy inteligentes y muy interesantes debajo de ese chasis de aluminio engañosamente familiar.