Todas las imágenes: Sam Rutherford / Gizmodo

En los últimos años, el otoño ha quedado señalado con el lanzamiento de los teléfonos de la serie V de LG, terminales grandes y atrevidos que normalmente percibimos como un intento de saber hasta qué punto puede llegar LG (más que un intento de hacer el smartphone que la gente realmente quiere comprar).

En 2015, el V10 ofreció un extraña, pero resiliente (y extraíble) tapa trasera de silicona, y una práctica segunda pantalla. En 2016, el LG V20 dobló la apuesta con una cámara dual trasera, al tiempo que mantenía la batería extraíble y la pantalla secundaria. Pero, para 2017, LG ha sacrificado la peculiaridad y la personalidad de la serie V, junto con sus características clave, a cambio de un teléfono de vidrio dirigido a las masas. El resultado es algo que, para lo bueno y para lo malo, se ve y se siente como un Galaxy S8+.

La certificación IP-68 del V30 le permite zambullirse metro y medio durante 30 minutos, así que un poco de agua no es problema.

Pero no pongas aún el grito en el cielo porque el V30 ha logrado conservar y mejorar ciertos aspectos de sus predecesores, como su procesador DAC (convertidor digital a analógico) de 32 bits, que ofrece una de las mejores experiencias de sonido de alta fidelidad con auriculares que puedes encontrar en un teléfono. Ahora deberías ser capaz de personalizar tu perfil de sonido utilizando los filtros de audio digital de LG y las opciones preconfiguradas, tal vez replicando los tonos cálidos y redondeados del vinilo o el sonido limpio y agudo de la música digital, en función de lo que prefieras.

El módulo de cámara trasera del V30 consiste en un sensor principal de 16-MP f/1.6 y un sensor de 13-MP f/1.9 con una lente gran angular.

No obstante, la verdadera magia proviene de la cámara trasera de 16 megapíxeles del V30, que tiene una apertura de f/1.6, mayor que cualquier otra cosa que puedas comprar hoy en mercado. Esto significa que el V30 puede recoger más luz en ambientes oscuros. Más luz significa ISOs inferiores, lo que resulta, potencialmente, en imágenes más nítidas y con menos ruido en situaciones de poca luz. En el poco tiempo que he tenido para disparar fotos con el V30 en la oscuridad, he quedado francamente impresionado.

El V30 tiene un montón de modos de foto y video. Y como el V20, de los mejores controles manuales de cámara en un teléfono.

Por otro lado, sumas el trabajo que LG ha hecho en el lado del video y obtienes uno de los dispositivos de grabación más completos y redondos del mercado. La cantidad de opciones que tienes para producir video es alucinante. La nueva herramienta Cine Effect te permite aplicar tratamientos de color a tus clips, como los tonos exagerados de naranja y azul que tendría un éxito de taquilla veraniego o las notas de marrón sepia que verías en un drama histórico. LG también incluye una herramienta de zoom para que puedas seleccionar un punto específico en el video y hacer un zoom suave sobre él como un profesional con una gran cámara montada en el hombro. El V30 tiene incluso tres micrófonos que se ajustan automáticamente para capturar el mejor sonido en los ambientes más desafiantes, como un concierto o un evento deportivo.

No temas, el V30 mantiene la toma de auriculares dedicada, solo que en la parte superior del teléfono en lugar de la parte inferior.

Y como era de esperar para un buque insignia, el V30 cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 835, 4 GB de RAM, 64 GB de almacenamiento, capacidad de expansión con tarjetas microSD y certificación IP-68 de resistencia al agua. De hecho, la principal diferencia entre el V30 y el S8+, aparte de la pantalla ligeramente más pequeña de 6 pulgadas QHD+ del V30 (frente a la pantalla de 6,2 pulgadas del S8+), es que el sensor de huellas dactilares trasero del V30 está situado en el centro del teléfono.

Esa pequeña barra de menú flotante es todo lo que queda de la segunda pantalla de la serie V.

El V30 viene además con Android 7.1 Nougat, aunque LG dice que está trabajando en la actualización a Oreo. Dicho esto, espero que LG trabaje un poco más en su interfaz: a pesar de ser relativamente limpia y libre de bloatware, no tener el cajón de aplicaciones instalado por defecto es molesto. En lugar de eso, LG se ha asociado con Google para agregar controles táctiles exclusivos a la barra de navegación del V30. Estos incluyen un botón para bajar la pantalla de notificaciones, un botón Capture+ para tomar capturas de pantalla y hacer GIFs, y un botón Q-slide que te da acceso más rápido a un número selecto de aplicaciones de LG, como los Contactos y el Administrador de archivos. Estos extra están muy bien, pero no cambian mucho la forma en que realmente utilizas el teléfono.

No seré yo el que diga que el V30 no es un teléfono atractivo, pero es demasiado resbaladizo.

Si tuviera la opción, cambiaría muchos de estos extras superfluos por un poco del encanto y la personalidad de la vieja serie V. En materia de hardware, el V30 es sin duda el mejor teléfono de LG hasta la fecha, pero no es tan único como sus predecesores.

Advertisement

Lo que queda por ver son los precios. Si el V30 puede quedarse cerca de los $650 y lejos de los $930 del Note 8, podría ser una gran alternativa para las personas que quieren un dispositivo premium de pantalla grande, pero están poco interesados en el lápiz o el asistente virtual del Samsung Galaxy Note 8 (que aún no habla español). El V30 llegará a las tiendas este mismo otoño.