Lo primero que hice cuando el nuevo MacBook Pro cayó en mis manos fue ir a por esa barra iluminada sobre el teclado. La nueva Touch Bar es lo más interesante del nuevo equipo, una estrecha pantalla retina sobre las teclas y que sustituye a las teclas de función que hemos conocido desde siempre.

Como es su costumbre, Apple nos ha presentado esto como una manera revolucionaria de usar tu Mac. Revolucionario es una palabra muy atrevida, pero después de pasar un tiempo usando la Touch Bar debo admitir que está muy, muy bien.

Advertisement

Advertisement

Imprescindible comenzar por como se siente. No se por qué, esperaba que la barra tuviera un tacto como el de la pantalla de un iPhone pero no es así. El tacto es “mate” y no muy diferente al de las teclas del MacBook.

A la derecha hay varios iconos persistentes que permiten controlar cosas como el brillo, el volumen, o acceder a Siri. Estos botones se pueden cambiar si prefieres tener acceso a otras funciones. Muy conveniente para los entusiastas la personalización.

Si pulsas la tecla de función en el teclado aparecen las teclas normales de función para acceder a cosas como Spaces o el Launchpad. En otras palabras, que los fanáticos de darle a F1 siguen teniendo acceso a esas teclas, aunque pulsando una física primero.

Sponsored

El contenido de la Touch Bar depende de la aplicación que estemos usando y el contexto en el que la estemos usando. Por ejemplo, en Mail aparece un botón de responder cuando estamos dentro de un mensaje. Si lo mantenemos pulsado nos aparecen las opciones de responder a todos o reenviar. También hay un botón rápido para componer un nuevo mensaje pero, una vez abres el nuevo borrador, las opciones cambian para mostrarte herramientas de edición.

El acceso rápido a los emojis es bestial. En esta foto se aprecia también el acabado mate de la barra que es idéntico a los botones.

En algunas aplicaciones como Final Cut Pro X o iMovie puedes moverte por la línea de tiempo desde la barra. A primera vista parece útil, aunque aún habrá que probarlo a fondo para ver hasta qué punto.

Las aplicaciones con soporte para la barra también permiten cierto grado de personalización. Las aplicaciones que comparten el editor de textos de Apple muestran asimismo estas opciones en la barra. Está bien para empezar, pero el soporte en aplicaciones de terceros depende por completo de que los desarrolladores integren su uso o no.

Advertisement

Advertisement

La Touch Bar cuenta con soporte multitáctil y de reconocimiento de gestos. Lo que no tiene es ningún tipo de respuesta háptica. Se trata de una omisión más importante de lo que parece, porque pulsar un botón en la barra no ofrece ningún tipo de confirmación táctil de que lo hemos pulsado y los que confían en el tacto o en la memoria muscular pueden desorientarse.

Me preocupaba la idea de que prestar atención a la barra pudiera restar atención a lo que sucede en la pantalla por tener que ver lo que estoy pulsando. En el poco tiempo que he pasado probando la Touch Bar puedo decir que mi miedo era infundado. Usarla se convierte en algo natural en poco tiempo.

Tanto el MacBook de 13 pulgadas como el modelo de 15 son asombrosos más allá de la Touch Bar. Ambos son increíblemente finos. El de 13, de hecho, es más fino que un MacBook Air y el modelo de 15 se puede sostener cómodamente con una mano. Pese a su delgadez, siguen dando la sensación de robustez.

Advertisement

El teclado luce idéntico al de los anteriores MacBook y el recorrido de las teclas es esencialmente el mismo, pero Apple ha modificado el mecanismo de mariposa de los resortes y ahora se sienten incluso mejores.

Otra de las cosas que ha cambiad es el Touchpad. El nuevo Force Touch Trackpad es muy grande. Prácticamente me cabe toda la mano extendida dentro.

En lo concerniente a conectividad, Apple ha eliminado el puerto de carga Magsafe, el HDMI, el DisplayPort, el puerto de tarjetas SD, y los USB de tamaño estándar. Ahora solo hay puertos USB-C con soporte Thunderbolt. El modelo más caro lleva cuatro puertos mientras que la versión barata sin Touch Bar solo tiene tres. La versión barata de 13 pulgadas solo lleva dos. Esto significa que, a corto plazo, los usuarios del nuevo MacBook se enfrentan a un infierno de adaptadores. El futuro es USB-C, así que más adelante ya no será para tanto.

Advertisement

Advertisement

En definitiva, que todo gira en torno a la Touch Bar. Es la nueva función más significativa y, en mi limitada experiencia con ella, es genial. Cuando podamos probarla a fondo dentro de unas semanas os ofreceremos un análisis más detallado.