Todas las fotos: Alex Cranz / Gizmodo.

Puede que el Google Pixel 2 no sea un móvil único e innovador, pero es bastante diferente al modelo del año pasado. La nueva generación incluye mejor diseño (además de ese colorido botón para la cámara) y algunas nuevas características que podrían hacer que retomes la esperanza en los móviles de Google.

El Google Pixel no fue uno de esos smartphones que lo cambian todo y suponen un antes y después en la industria, por mucho que los fanáticos (y Google) quisieron que lo fuera. El Pixel 2, que Google ha anunciado de manera oficial, tiene el difícil reto de retomar la confianza de los consumidores y superar las malas ventas de su antecesor (Google no ha dado cifras oficiales, pero se estima que apenas vendieron 1 millón de unidades). El nuevo móvil tiene algunas grandes mejoras que podrían hacer que lo quieras comprar, pero tras mi experiencia probando el dispositivo, puedo decir que es posible que no supere las expectativas.

Advertisement

En primer lugar, uno de los mejores cambios del Pixel 2 es que es resistente al agua. Es posible que eso haga que sea más difícil de reparar, pero también significa que puedes meterlo en tu sujetador para correr bajo la lluvia sin preocuparte por que se dañe. El modo retrato de la cámara es excelente. A diferencia del modo retrato del iPhone, el cual solo funciona en el modelo más grande gracias a su cámara dual, la versión de Google funciona tanto en el Pixel 2 como en el Pixel 2 XL.

No, esa no soy yo. Es una empleada de Google.

Cuando logré hacer funcionar este modo en mis pruebas, pude hacer algunas de las mejores fotos de retrato que he visto en un móvil. Los mechones de cabello que suelen verse borroso en el fondo de la imagen en otros smartphones con modo retrato, se veían perfectos aquí.

Advertisement

El modo funciona de la misma forma que en otros smartphones, y se accede a él mediante un menú en la app de cámara. En teoría, es realmente sencillo tomar un retrato y sorprenderte de lo “bueno” que eres tomando fotos, pero lamentablemente el modo no funcionó todas las veces que intenté usarlo. En algunas ocasiones capturé fotos en las que aparecía junto a un montón de periodistas perfectamente visibles, dado que el modo retrato no se había activado ni hecho su magia, por alguna razón que desconozco.

Sin importar si estaba usando la cámara frontal o la trasera (sí, el modo funciona en ambas), no siempre pude hacerlo funcionar. Un empleado de Google tuvo mucha más suerte durante mi sesión de pruebas. Lo inconsistente que es al funcionar me decepcionó un poco, aunque debo mencionar que esta era una unidad de pruebas, así que quizás mejore cuando salga a la venta a finales de octubre.

¡Exprime!

Algo que sí funcionó a la perfección (una vez aprendí a usarlo) fue la función de “exprimir” el móvil, la cual tomó prestada del HTC U11: al apretar los lados del Pixel 2 se activa Google Assistant. Es una función divertida, pero requiere de algo de práctica para aprender a usarla, dado que el usuario necesita sujetar el móvil de una forma en específico. Si lo exprimes en la parte de arriba no sucederá nada.

Si Google quiere que el Pixel 2 sea un éxito tendrá que convencer a todos de lo genial que es la función de exprimir, y solucionar los problemas que pueda tener el modo retrato de la cámara.

Durante el evento de presentación de los Pixel 2, Google dejó claro que piensan destacar ante sus rivales en materia de software e inteligencia artificial, no en hardware. El año pasado presentó su asistente virtual inteligente, y este año la compañía regresa con más de lo mismo, recordándonos que su asistente funciona mejor que Alexa de Amazon y Siri de Apple. El hecho de que un móvil sepa qué música está sonando en el bar antes que yo es algo impresionante. Pero sin contar con un software pulido y perfeccionado, el Pixel 2 sufrirá al momento de competir contra Apple, una compañía que ha logrado perfeccionar tanto software como hardware, y contra Samsung, una compañía que ya cuenta con algunos móviles Android impecables.