Si el iPhone original es un antecesor directo del smartphone moderno, entonces el Galaxy Note lo es de aquellos que se atrevieron a ir a lo grande (en cuanto a tamaño). Hace unos años, muchos medios (nosotros incluidos) considerábamos un smartphone de 5,3 pulgadas un “Gigantesco, extraño híbrido y seboso mamut pesado” hoy, la realidad es bien distinta.

El Note 7 no supone un punto de partida radical con respecto a lo que había antes. Más que cualquier otro Note, este modelo conlleva una similitud muy alta, tanto en hardware como en software, con respecto al S7 de este año. Los teléfonos son tan, pero tan similares, que Samsung ha decidido prescindir de Note 6 como nombre y pasar directamente a llamarlo Note 7.

Esas similitudes son buenas. El S7 ha resultado ser una buena fuente de dinero para Samsung. Tiene una buena cámara, es completamente resistente al agua, se acompaña de un buen diseño y todo eso se hereda en el Note 7. Es, únicamente, algo más grande que el modelo Edge y también viene con la parte de software específica que tienen los Galaxy Edge. Comienza a parecer que el Note y el S7 se canibalizan el uno el otro en lugar de que el Note 7 se mantenga y se enfoque como el terminal dirigido a la productividad, tal y como ocurría en años pasados.

Advertisement

Más allá del stylus incluido (que ahora tiene más sensibilidad a la presión), solo hay unas pocas diferencias.

La primera: el diseño es todo simetría

El Note 7 (a la izquierda), comparado con el Note 5 del año pasado. El frontal y la trasera mantienen una curva idéntica.

La diferencia más notable entre el Note 7 y el Edge no es el stylus. Es que el Note 7 se agarra muchísimo mejor y se siente mejor en la mano que los intentos previos de Samsung con el diseño de los Edge. Eso ocurre gracias al diseño simétrico.

Sponsored

Como puede verse más arriba, la trasera del teléfono imita la frontal y eso implica que el teléfono es más curvo en lugar de tener bordes bruscos. De hecho, tanto un lado como otro utilizan exactamente el mismo tipo de cristal. Precisamente por ello y por los extremos curvados parece que apenas hay bordes en los laterales cuando se enciende la pantalla.

Samsung no ha cogido únicamente las curvas del S7, sino que las ha complementado con EdgeUX, una serie de atajos de software que antes eran exclusivos de los teléfonos “Edge”. Las diferencias entre el Edge y el Note 7 son ahora mucho menores, tanto que no cabe menos qué preguntarse por qué existen como entes separados.

El Note, eso sí, tiene una variación en color azul bastante bonita.

Además: puedes usar tus ojos como medida de seguridad adicional

La funcionalidad más “wow” del nuevo Note 7 es un escáner infrarrojos que te permite iniciar sesion en el teléfono escaneando tus globos oculares. Samsung lo entiende como una capa de seguridad añadida al Note 7. Para aprovechar la nueva funcionalidad también ha incorporado una aplicación, Secure Folder, que requiere un escaneo de retina si queremos acceder a ella. El Secure Folder es donde deberías almacenar la información sensible como contraseñas, documentos o... desnudos ( ͡° ͜ʖ ͡°).

Aunque los escáneres de retina son geniales y sorprendentemente rápidos, no parecen añadir mucho más allá de la pantalla de bloqueo y Secure Folder. Samsung ha precisado que pronto lo integrará con otras aplicaciones, como Samsung Pay.

Por último: USB Type C implica un nuevo Gear VR

El nuevo Gear VR (izquierda) al lado del viejo. Se aprecia el nuevo trackpad rediseñado y el botón de home dedicado.

El Note 7 será el primer teléfono de alta gama de Samsung en utilizar USB Type-C (el conector del futuuuuuro). Por culpa de este nuevo conector, Samsung también ha tenido que rediseñar el Gear VR, que cuesta $100 dólares. Con una tapa extraíble, el nuevo Gear puede cambiar entre USB Type C y micro USB, así que los antiguos usuarios de Samsung no se sentirán dejados de lado.

Además de USB Type C como conector, el nuevo Gear VR también tiene alguna mejora adicional. Es más cómodo, el trackpad está mejor diseñado y el color negro ayuda a evitar los reflejos en el interior del dispositivo. Pequeños ajustes pero necesarios para el mejor kit de realidad virtual económico que puedes comprar.


El Galaxy Note 7 estará disponible en Plata, Oro, Negro y Azul a partir del 19 de agosto, la precompra se activa mañana. Los precios variarán según operador y región pero estarán en torno a los $800-$900 dólares por el modelo de 64 GB.

Galaxy Note 7

  • OS: Android 6.0.1 (Marshmallow) con TouchWiz
  • CPU: Snapdragon 820 (Exynos 8893 versión internacional)
  • Pantalla: 5.7 pulgadas Quad HD 2560x1440 Super AMOLED (518 PPP)
  • RAM: 4GB
  • Almacenamiento: 64GB + MicroSD hasta 2TB
  • Cámara: 12 megapixel trasera (OIS y f/1.7)/ 5 megapixel frontal
  • Batería: 3500 mAh
  • Dimensiones: 15,35 x 7,39 x 0,79 centímetros.
  • Peso: 169 gramos.